Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco muertos al día en la lista de espera de la dependencia

Asturias logra ser la segunda región en la que más han crecido los dependientes con prestación en el año de la pandemia

Una persona mayor, acompañada en un parque de Avilés. | Mara Villamuza

Una persona mayor, acompañada en un parque de Avilés. | Mara Villamuza

Cinco personas han muerto de media cada día de los once primeros meses de este año en Asturias sin acabar de recibir una prestación o una valoración de la ley de dependencia. La conclusión la firma la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales en su más reciente radiografía de la atención a dependientes en España, puesta al día a finales del pasado noviembre con un cómputo de 1.632 personas fallecidas desde enero en lista de espera y sin llegar a recibir la atención del sistema. La cifra, que se asienta en las estadísticas del Imserso, se reparte casi a partes iguales entre los 784 muertos del denominado “limbo de la dependencia” –los que habiendo sido valorados y teniendo reconocido su derecho a una prestación no la perciben– y los 848 que han fallecido antes de que su grado de dependencia haya sido evaluado. El dato anterior era de 1.063 decesos en los seis primeros meses del año, lo que apunta a un decrecimiento en el ritmo de aumento: la media diaria de muertes baja a tres si se aísla el periodo de julio a noviembre.

En la última actualización, Asturias es la décima región en el orden autonómico de los fallecimientos en lista de espera dentro de un panorama nacional que desalienta a los autores del análisis: en todo el país, 51.540 personas han muerto en lo que va de año en “el laberinto burocrático de la ley”, a razón de una cada nueve minutos.

El estudio de los directivos ofrece sin embargo un respiro al Principado allí donde cataloga a Asturias como la segunda región en la que más ha progresado desde hace un año el número de personas dependientes que reciben su prestación. Comparando este noviembre con el de 2019, e incluyendo por tanto el duro periodo de la pandemia, Asturias atiende a 2.924 personas más, a razón de un incremento de ocho al día y para un crecimiento del 13,8 por ciento que en el contexto nacional únicamente supera la Comunidad Valenciana. Los autores del estudio destacan además que en una situación en la que el impacto de la crisis del covid-19 sobre el sistema de la dependencia ha sido “catastrófico”, solamente en nueve comunidades autónomas ha crecido el número de personas beneficiarias con prestación respecto a noviembre de 2019.

Los directores sociales observan con inquietud los excesos de mortalidad registrados durante la pandemia en el sector poblacional de los dependientes y la huella muy marcada que ha dejado el coronavirus entre los mayores atendidos en las residencias, donde Asturias supera la media nacional de fallecimientos, pero lejos todavía de las autonomías más afectadas.

Mientras el Principado destaca el alza de recursos que prevé su proyecto de presupuesto para 2021 en el capítulo de la dependencia, el informe de los responsables de centros de atención social agradece también que las cuentas del Estado para el próximo año programen una reversión de “los recortes del sistema”. Urgen también, no obstante, la puesta en marcha inmediata de las modificaciones en la gestión. “Sería imperdonable”, afirman, “que los electoralismos cortoplacistas y los tacticismos de todo tipo y color que, por desgracia, caracterizan a la política española en los últimos años se antepusieran a la solución de la auténtica emergencia humanitaria que están viviendo las personas dependientes”. Se obligan a recordar una y otra vez que “cada nueve minutos fallece en España una persona en el laberinto burocrático de la ley y que, desgraciadamente, a las 51.540 personas que fallecieron este año los presupuestos no les llegaron a tiempo”.

Compartir el artículo

stats