Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado se suma al test de antígenos: se usará para cribados en los geriátricos

La prueba diagnóstica, incorporada en Asturias hace un mes después de las reticencias de Salud, gana terreno por su rapidez y bajo coste

Una enfermera a punto de hacer el test de antígenos

Los test de antígenos, denostados meses atrás por las autoridades sanitarias de Asturias, ganan espacio. Pese a su fiabilidad limitada, tanto su bajo coste como la rapidez de la respuesta están convirtiéndolos en una herramienta de diagnóstico del coronavirus cada día más demandada. El Gobierno del Principado tiene previsto ampliar su uso después de ser una de las últimas comunidades en incorporar a estas pruebas a su arsenal contra el covid. En los próximos días empezarán a ser empleadas en el ámbito más vulnerable: las residencias de mayores.

En concreto, los test de antígenos se aplicarán en los cribados que ahora empiezan a realizarse a mediados de mes a los trabajadores de los geriátricos de la región. En los cribados de principios de mes, que se efectúan desde hace tiempo, continuarán usándose pruebas PCR.

En cada una de estas tandas de rastreo de infectados se llevan a cabo unos 8.000 análisis, en los que terminan aflorando personas contagiadas tanto entre el personal sociosanitario como entre los residentes. A estos últimos se les somete a prueba cuando da positivo algún trabajador del centro en el que residen.

Además, en la sanidad asturiana se está empleando el test de antígenos en personas que llegan con síntomas de coronavirus a los centros de salud y a los servicios de Urgencias de los hospitales, cuando los médicos determinan que es prioritario despejar dudas con celeridad. Aquí incide de lleno una de las grandes ventajas de los test de antígenos: la rapidez de su respuesta. En cuestión de 15 o 20 minutos, y “a pie de obra”, el trabajador sanitario que lo lleva a cabo obtiene el resultado. Entre tanto, su alternativa más habitual, la prueba PCR, tarda varias horas en dar su veredicto, y requiere que la muestra del paciente sea objeto de análisis en un laboratorio. En términos generales, el coste del test PCR ronda los 20 euros. El de antígenos sale por la cuarta parte.

La evolución temporal de un caso de covid-19

En el plano negativo, las pruebas de antígenos son menos fiables que las PCR. Dan un cierto porcentaje de falsos negativos (así se denomina a las situaciones en las que el paciente está infectado pero el test no lo detecta). Este factor tuvo un peso decisivo en que la Consejería de Salud del Principado tardara tanto tiempo –hasta hace un mes– en adquirir este tipo de test, que en la Comunidad de Madrid ha tenido un protagonismo muy considerable en la estrategia para doblegar la curva epidémica.

Al final, Asturias está siguiendo unas pautas de uso muy similares a las de Madrid. La batalla que ahora libra el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso con el Ministerio de Sanidad está encaminada a que las farmacias puedan realizar pruebas de antígenos.

“Hay test de antígenos de varios tipos; en general, sus mayores ventajas son el bajo coste, la rapidez y la posibilidad de analizar a cada persona tantas veces como se vea oportuno”, destaca Mauricio Telenti, especialista en Microbiología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). A juicio del doctor Telenti, este tipo de pruebas permite “actuar en escenarios de riesgo”. Habla, por ejemplo, de “centros de trabajo en los que sea necesario analizar a los empleados antes de entrar”. O también –como va a hacerse en Asturias– de residencias geriátricas, en las que también “puedes chequear a la gente cada pocos días”, opción que con las PCR es mucho menos viable.

“En la Comunidad de Madrid, el test de antígenos ha sido fundamental para reducir la tasa de infectados, controlando mejor la infección con la consiguiente reducción de mortalidad”, subraya César Nombela, catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense, quien agrega: “Es una opción menos precisa que la prueba PCR, pero puede resultar útil con muchos propósitos de detección de infectados y rastreo de contactos para su eventual aislamiento”.

Compartir el artículo

stats