Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los economistas avisan: el alto coste de la energía lastra la competitividad de Asturias

El Principado pierde posiciones respecto a otras comunidades autónomas pese a tener en la formación y la innovación sus principales bazas

Santiago Álvarez, profesor de Hacienda Pública, de la Universidad de Oviedo.

Santiago Álvarez, profesor de Hacienda Pública, de la Universidad de Oviedo.

El alto coste energético es uno de los factores que más lastran la competitividad de Asturias respecto al resto de las comunidades autonómicas de España. Es el diagnóstico de los economistas a la vista del informe de competitividad regional de 2020, en el que Asturias ha caído a la zona baja confirmando una tendencia acentuada en la última década. Junto a los elevados costes de la electricidad que repercuten de manera directa en la eficiencia empresarial, el entorno fiscal, las comunicaciones y un entorno institucional que tampoco aporta hacen del Principado un territorio menos atractivo que otras comunidades autónomas para la generación de actividad y riqueza.

Miguel de la Fuente, decano-presidente del Colegio de Economistas de Asturias.

“Sin duda, es una muy mala noticia pasar de una competitividad media baja al grupo de las autonomías de competitividad baja junto a comunidades como Extremadura o Andalucía”, valora Santiago Álvarez, profesor del área de Hacienda Pública y exvicerrector de la Universidad de Oviedo, quien alerta de que “Asturias no sea capaz de aprovechar los indicadores positivos en formación e innovación” para tener un mayor desarrollo y mejorar su posición como comunidad atractiva para la inversión.

Es una muy mala noticia pasar de una competitividad media baja al grupo de las autonomías de competitividad baja junto a comunidades como Extremadura o Andalucía

Santiago Álvarez - Profesor de Hacienda Pública

decoration

Que Asturias tenga en la eficiencia empresarial uno de los talones de Aquiles a la hora de competir con otras autonomías obedece, según el ex vicerrector, a tres marcadores en los que no sale bien parada. “Hay pocas mujeres empleadoras, debería haber más mujeres realizando actividades empresariales. Y sobre todo, somos una región donde aumentan los costes laborales y disminuye la productividad, lo que lastra la eficiencia de las empresas. También tenemos una alta tasa de paro de larga duración”, apunta Santiago Álvarez, quien destaca que este índice, en el que Asturias retrocede desde 2008, “supone un termómetro que mide la capacidad de los territorios para atraer y captar inversión y desarrollarla”.

Asturias en estos momentos ofrece un escenario escasamente atractivo para la inversión. Una realidad, añadió Santiago Álvarez, en la que influye de manera decisiva la elevada factura eléctrica, un duro obstáculo para el fomento de la productividad industrial en Asturias . “La mayor parte de las industrias asturianas están afectadas por los elevados costes energéticos, lo que lastra su productividad. Haría falta una política industrial que favorezca el desarrollo de las grandes empresas, combatir el paro de larga duración y mejorar el ranking de eficiencia de las políticas públicas”, concluye el profesor de Economía, quien señala como principales lagunas de este último marcador “un nivel alto de presión fiscal y una deuda, que tampoco es de las más pequeñas y que ha crecido en esta última década”. Álvarez llamó la atención sobre el hecho de que las tres autonomías que encabezan el índice de competitividad, Madrid, Navarra y País Vasco “tienen también la menor presión fiscal y los niveles de deuda más bajos”.

Miguel de la Fuente, decano-presidente del Colegio de Economistas de Asturias, también señala “el alto precio de la energía, los costes laborales y el entorno fiscal”, como los indicadores que han lastrado la competitividad de Asturias respecto al resto de comunidades autónomas, en el informe sobre la competitividad regional en España 2020, elaborado por el Consejo General de Colegios de Economistas. “Y ello pese al capital humano, que es excelente, y la innovación, que está creciendo en Asturias”, apostilló De la Fuente quien calificó de “golpe duro” para la gran industria asturiana el Estatuto de los consumidores electrointensivos, aprobado esta semana. “La posición de Asturias en cuanto al entorno fiscal no es la más adecuada porque hay otras comunidades con una presión mucho menor, lo que no es nada bueno para el sector empresarial. Aunque ahora, en la difícil coyuntura actual, no es el mejor momento para tocar los impuestos”, matizó el decano-presidente de los economistas asturianos.

La posición de Asturias en cuanto al entorno fiscal no es la más adecuada porque hay otras comunidades con una presión mucho menor, lo que no es nada bueno para el sector empresarial

Miguel de la Fuente - Decano del colegio de Economistas

decoration

La conclusión de la Variante de Pajares, que facilitará los tráficos de salida y entrada de las mercancías con bajos costes, “es un elemento que ayudará a mejorar la competitividad” de Asturias, indicó De la Fuente, quien considera que los fondos europeos deben aprovecharse para que el Principado apueste por ser “un gran polo energético”.

Compartir el artículo

stats