Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Lotería de Navidad 2020 en Asturias: 10 localidades con premio, cinco veces más ganancia que el año pasado y otro Gordo esquivo

Villaviciosa se lleva el mayor éxito y deja la estampa de los antiguos sorteos con papeletas de 5.000 euros y más de 200 vecinos agraciados

16

Villaviciosa celebra su cuarto premio de la Lotería Nacional

Vicente Alonso / S. F. Lombardía / P. Palomo / P. Fernández / F. Vallina / M. Mancisidor / A. Serrano / T. Cascudo / Andrés Illescas/ Ángel González / Irma Collín /A. Rubiera

La crónica de la lotería de Navidad en Asturias podría empezar con un brindis, aunque tampoco muy rumboso: la región logra cinco veces más ganancia en los premios mayores -a falta de concretar la pedrea- de la que obtuvo el pasado año.

Pero es que 2019 fue tan rácano con los asturianos que los casi 3,4 millones de euros que se han repartido este 2020 por diez localidades de la región parecen un éxito. Los números duelen cuando se pone en perspectiva: Asturias gastó este año 76,7 millones de euros en lotería del “Gordo”, unos 75 euros por habitante, y apenas va a recaudar en premios grandes 3.344.000 euros.

José Gil Rubio y su mujer, Belinda Marqués.

Nada de ese dinero lo ha dejado ni el Gordo, ni el segundo, ni el tercer premio. Esos que con un par de series ya te arreglan las cuentas. Asturias solo tuvo éxito con un cuatro premio y cuatro quintos. Lo dicho, a falta de ir sumando pedreas -que alguna buena ya se conoce- la región se lleva 3.344.000 euros en el sorteo de la pandemia.

Y se los llevan, fundamentalmente, Villaviciosa. De la administración número 1 que regenta el matrimonio formado por José Gil y Belinda Marqués salieron 150 décimos del cuatro premio, el 75981, que fue el que más rumboso se mostró este año con los asturianos. Además, algunos de esos décimos se distribuyeron en papeletas, en más de 200 participaciones de cinco euros cada una, que llevaban aparejados 5.000 euros por cada una. Esas papeletas fueron cosa del negocio Flores El Campo, al frente de la cual y festejándolo como se debe está Belén Herranz. Encantada de haber llevado dinero a sus clientes y amigos.

Brindis ilusionado en la floristería El Campo de Villaviciosa. María Berros, Carmen Crespo, José Manuel Berros, (premiado con un décimo) Belén Arranz, (dueña de la Floristería El Campo con su hija Carmen Crespo – segunda por la izquierda (premiadas con otro décimo a medias) e Irene Sanmartino

Belén Herranz, madre y su hija, Carmen Crespo, se mostraban contentísimas, “un premio así es muy guapo,  estamos supercontentas sobre todo por los clientas y por Villaviciosa, que necesitaba esta alegría”, decían agraciadas con un décimo premiado,  mientras recibían felicitaciones en llamadas de teléfono y de muchos clientes y vecinos en el local. Algunos, con premio en el bolso. Como José Manuel Berros, más conocido por “Alfonso” le tocó un décimo con 20.000 euros y se encontraba entusiasmado, “Todavía no me lo puedo creer que me haya tocado es una alegría muy grande para terminar el año tan malo, voy a compartirlo con la familia”, decía mientras brindaban de Villaviciosa. 

Pedro Martínez

Además de Villaviciosa -que también sumó otro décimo del mismo cuarto en el punto de venta de la calle Cervantes-, la segunda localidad que repartió más dinero de la Lotería especial de Navidad fue Gijón. En la villa de Jovellanos se vendieron cuatro quintos premios: 8 décimos del 86.986, el primer premio que asomó en la jornada, otros 10 décimos del 37023, 20 décimos del 43831, y 7 décimos -porque se devolvieron tres- del 37023.

Gastón García.

 El Berrón, con 12.000 euros que salieron de dos décimos del 86986, sigue en éxito a Villaviciosa y Gijón. Otras localidades donde el éxito se ciñó a un décimo premiado fueron Oviedo, Avilés, Posada de Llanera, Colloto, El Franco, Belmonte y Cabañaquinta. Hay quien confía en que quizá la serie del Gordo vendida en Boñar (León) le puede haber añadido alegrías a algún asturiano.

El lotero gijonés Pedro Martínez, con negocio en el barrio de El Coto, fue de los primeros en celebrar algo.  “No te arregla la vida, pero seguro que sí el año”, decía este vendedor antes de saber que los ocho décimos se los había llevado una misma familia, la de Ludivina Menendez Alvarez, que tenía tras de sí una historia muy emocionante. Compraron los décimos tras enterrar al marido de ella, y quisieron que el número coincidiera con la edad del fallecido (86 años). La mujer estaba sobrepasada por las circunstancias pero la alegría no le impedía reconocer que “mejor no me hubiera tocado”, porque eso sería que su esposo seguía con vida.

Luzdivina Menéndez y Pedro Martínez, en Gijón.

El siguiente en festejar era un hostelero ovetense, Gastón García, ya que de su cafetería Bariloche, con punto de venta de lotería, en Ciudad Naranco. había salido otro décimo premiado con 6.000 euros. Cuando recibió la noticia le costaba identificar si podría conocer al agraciado, dado lo impersonal de la venta por máquina.

En El Berrón, la otra localidad que cató pronto un premio -vendieron dos décimos de un quinto premio, el festejo lo protagonizaba María Jesús García. “Que se den cuenta que así también toca”, explicaba refiriéndose a la venta por máquina, que es la que ella ofrece en su negocio. Un negocio en el que llva vendiendo lotería algo más de una década sin que la suerte de la Navidad le hubiera llegad nunca.

María Jesús García.

De nuevo un quinto premio llevaba la ilusión a Gijón, al negocio de Santiago e Iñaki Vicente, los dueños de "Los gemelos de la suerte" el puesto de lotería del Centro Comercial Los Fresnos, en el barrio de El Llano, a donde llegó el 37023 con diez décimos. Los hermanos estaban felices porque desde que lanzaron el negocio, en 1998, no habían vendido ningún premio de Navidad. "Nos quitamos la espinita", decían. Y para la anécdota quedaba el hecho de que cumplían 23 años de negocio y su número agraciado acababa en 23.

Avelino Díez.

Avelino Diez, trabajador de La Moneda, la administración de lotería número 19 de Gijón, también festejó en la mañana del “Gordo” ya que a su establecimiento de la avenida Constitución llegó el 28.674, un quinto premio, en forma de diez décimos.  “Es una gran satisfacción”, aseguraba, aunque luego al recontar la ilusión menguó con tres décimos devueltos. “Repartir dinero es algo que siempre nos pone muy contentos”, contaba el trabajador que creía recordar que un décimo había salido de su negocio hacía solo uno o dos días.

Sandra Pereira y Giovanna Paciolla.

Se rondaban las doce de la mañana cuando el 75981 dejaba más de tres millones de euros en Villaviciosa. Los dejaba en una administración donde sus titulares querían vivir la ilusión del día, pero en realidad sentían por todos los poros el duelo de haber perdido en la última quincena a las madres del matrimonio titular, así como a otro familiar directo. Enorme satisfacción la que sentían por los vecinos, pero la pena era difícil que se les fuera con brindis. Aunque tenían una anécdota mucho mejor a sumar, la de que cada embarazo de su hija Paula, madre de un hijo y en espera de otro, era antesala de algún gran premio

José Manuel Berros, "Alfonso", agraciado en Villaviciosa.

“Estamos muy contentos por ayudar y repartir el premio entre tanta gente, sobre todo de aquí de Villaviciosa. Este año a nosotros no nos ha acompañado la suerte, se murieron recientemente tres familiares en 15 días. Ya teníamos muchas ganas que se acabará este año tan malo y de tan mala suerte para todos. Ahora terminamos el año mejor, a ver si empezamos el año con la misma suerte que ya es este premio. Para nosotros ya empieza mejor pues vamos a tener un nieto nuevo, y este dinero repartido es una alegría muy grande”, decían Gil y Belinda que aunque ya habían distribuido anteriormente algún premio, “este el mejor entregado por nuestra administración, dadas las circunstancias actuales”.

Eugenia Casares

Mientras Villaviciosa festejaba cayó el Gordo y pasó de largo en Asturias, dejando su mayor rastro en Punta Umbría, en Reus y Granada. Demasiado lejos como para que se sintiera en el Cantábrico.

La alegría volvió al Principado con un quinto premio y 20 décimos en Gijón. Sandra Pereira y Giovanna Paciolla  vendieron una serie del ese 43831 en su puesto de la calle Corrida, la más céntrica de las vías gijonesas. Rememoraban que habían vendido otro hace tres años.  "Ojalá esto nos ayude a vender más de cara al sorteo del Niño", pedía el dueño del negocio, Gabino Guijarro. Cuando parecía que lo de la Lotería se quedaba sólo en Gijón y Villaviciosa, con ese último quinto premio salieron volando algunos décimos sueltos por otras localidades: Avilés, Belmonte, Cabañaquinta, Colloto, La Caridad y Posada de Llanera.

Lorena Fernández.

Eugenia casares, de la administración 6 de Avilés, le ponía buena cara a ese décimo: justo contaba que lo había vendido la tarde anterior. En Colloto la celebración la protagonizaban Andrea González, Maria Gloria González y Milagros Fernández, desde el Polígono del Espíritu Santo. Y en Gijón oro punto de la ciudad saboreaba haber salido a bailar en la fiesta de la lotería de navidad con 10 décimos del quinto premio. Lorena Fernández, la lotera de la administración de la calle La Merced 29, de donde salieron 60.000 euros, sólo pedía que   “ojalá le haya tocado a alguien que lo necesite”.

Mayte Alonso

En Belmonte, Mayte Alonso, del estanco Río Pigüeña, celebraba haber vendido un décimo de un quinto premio. Como ocurrió en Avilés, el agraciado se lo llevó calentito porque lo había comprado ayer a mediodía. "Estamos muy contentos; esperamos traer esperanza", comentaba.

Andrea González, Maria Gloria González y Milagros Fernández, en Colloto.

Cristina Goizueta fue por su parte la encargada de repartir un décimo del quinto premio en Posada de Llanera. “Es el segundo que damos en nueve años”, explica la lotera. Según cuenta, en esta ocasión, debido a la pandemia, “se vendió casi todo en ventanilla, no como otros años que se sacaba mucho para asociaciones y peñas”.

Carlos Rodríguez, lotero de El Franco que también festejó en el sorteo.

No van a ser muchos los que festejen en Asturias, pero nada puede con la ilusión y ya hay quien sueña con Reyes. Y, además, hay todavía márgen para las pedreas. Y algunas ya empiezan a conocerse, como la que dejó 72.000 euros entre los clientes de "casa Pedro", en San Juan de Parres.

La suerte le llegó al coincidir las tres últimas cifras del primer premio, 65897, que llevan a aparejados 120 euros al décimo. Fue el "pellizco" que se llevaron algunos de los afortunados clientes y amigos de los hermanos Cristhian y Aroa de Diego Yáñez, el mismo negocio que se adjudicó, en 2019, el campanu del Sella en la tradicional subasta llevada a cabo al pie de El Puente Romano. En total fueron 600 décimos del citado número los que se repartieron en ese sorteo de Navidad.

Aroa de Diego, con el décimo premiado

               

Compartir el artículo

stats