Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tres últimas cifras del Gordo en Cangas de Onís saben a poco en el Oriente

Las pedreas dejan sumas menores en la comarca y cien euros al décimo en un número del PP

La mayor alegría que hubo ayer en la comarca del Oriente fue la que se llevaron los clientes de la administración de loterías de Cangas de Onís, donde vendieron décimos con las tres últimas cifras del Gordo. También “muchas pedreas”, señala la titular del negocio, Eva Ordóñez, que, no obstante, calcula por aproximación la cuantía que puede haber repartido en premios entre unas y otras cosas. “En total serían unos 700.000 euros en premios, que no está mal para lo poco que se vendió, pero que no es lo que esperábamos, ni mucho menos”, señala.

“Hemos dado los últimos tres números del primero y muchas pedreas, se vendió mucho terminado en 7 en ventanilla”, indica. La parte positiva, “es que casi todo está repartido en asociaciones y bares y, por tanto, entre los vecinos”, señala.

Por su parte, en la Administración de Arriondas explican que este año “muchas comisiones de fiestas no hicieron lotería, no hubo viajes de estudios ni excursiones de mayores” y eso hizo que las ventas “cayeran en picado”. En es establecimiento, dicen, “rozamos el Gordo” al vender el 72.997 a “los del bar del pueblo de Alea”. “Casi nos da algo al verlo, pero al final nos conformamos con los 120 euros que le toca a cada décimo y con alguna pedrea”, lamentan.

Mientras, en Piloña, “este año ná de ná”, resumen en la administración de Infiesto, desde donde apuntan además que las ventas bajaron “entre un 25 y un 30 por ciento”. “Alguna pedrea, lo jugado, pero nada, este año no tuvimos nada de suerte”, lamentan.

​A falta de premios cuantiosos en la comarca, hubo alguna pedrea también para los número de organizaciones políticas. Fue el caso de los 300 décimos repartidos entre afiliados, simpatizantes y amigos por el Partido Popular de Cangas de Onís, premiados con 100 euros cada uno. Uno de los afortunados en esta oportunidad, algo que viene siendo habitual en estos últimos años, fue el propio alcalde, José Manuel González, quien jugaba dos décimos del número agraciado, igual que el resto de miembros del gobierno local.

Compartir el artículo

stats