Un total de 32.874 familias asturianas en situación de vulnerabilidad solicitaron este año al Principado el bono social térmico para hacer frente al pago de los sistemas de calefacción de sus hogares. Dicho con otras palabras: más de 30.000 núcleos familiares requirieron ayudas para paliar la pobreza energética. Es la primera vez que la Administración autonómica tramita este bono –antes lo hacía el Estado–, a través de un presupuesto de 2,6 millones de euros de la dirección general de Servicios Sociales y Mayores. En un solo día, explica la consejería de Derechos Sociales y Bienestar, que dirige Melania Álvarez, se gestionaron 16.000 expedientes electrónicos.

Por otro lado, el plan de choque de dependencia ha disparado la tramitación online en el departamentos de Derechos Sociales, con 429.398 expedientes electrónicos gestionados y 26.941 resueltos hasta mediados de este mes. Los datos sitúan a esta Consejería a la cabeza de la Administración en gestión electrónica. La “agilidad de la tramitación”, según indica el Principado, se refleja también en el aumento del número de personas beneficiarias, que ha aumentado un 14,4% este año, hasta superar las 24.000.

“Estas cifras reflejan el esfuerzo y la capacidad de respuesta de un equipo comprometido con la sociedad asturiana, que ha sabido estar a la altura de una situación extraordinaria sin olvidar ni un momento la gestión ordinaria”, asegura la consejera Melania Álvarez, que agradece el esfuerzo de todo el personal que trabaja en Derechos Sociales. Durante el primer estado de alarma, decretado entre el 14 de marzo y el 21 de junio, se produjo un aumento en el número de expedientes relacionados con el sistema de la dependencia y con el salario social básico. Fue precisamente la tramitación electrónica lo que permitió dar respuesta al incremento. Además, Asturias fue la comunidad en la que más crecieron las valoraciones en ese periodo. Concretamente, según datos de la propia Consejería, 777 personas se incorporaron al sistema durante esos tres meses.

El plan de choque de dependencia, que tiene como objetivo que todos los expedientes se resuelvan en plazo, fue la primera medida anunciada por la consejera de Derechos Sociales esta legislatura. Desde su puesta en marcha, a finales de 2019, la lista de espera se redujo un 38,52%. Para ello, se incrementó en un 37% el personal que trabaja en la tramitación de estos expedientes con dos programas de refuerzo de 9 y 22 empleados públicos, que continuarán durante todo 2021, cuando se pondrán en marcha las últimas iniciativas que incluye este plan.

Más cuidadoras mujeres

De las 55.649 personas declaradas cuidadoras de personas dependientes en Asturias, 41.674 son mujeres y 13.975, hombres, según los datos facilitados ayer por la consejería de Derechos Sociales y Bienestar. En porcentajes, las mujeres representan el 74,89% del total y los varones, el 25,11%. En el contexto nacional, estas cifras varían y la diferencia entre sexos es todavía mayor: las mujeres cuidadoras representan el 89,1% y los hombres, el 10,9%.