Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El largo viaje de la vacuna del coronavirus: 2.209 kilómetros de la fábrica al brazo de Pepita

8

Las primeras vacunas contra el coronavirus llegan a la Residencia Mixta de Gijón Juan Plaza

Un trabajo de más de seis horas que acabó en dos rondas de aplausos. Las 320 dosis que el gobierno de España ha destinado a Asturias para comenzar hoy domingo la vacunación contra el coronavirus que arranca en toda la Unión Europea al mismo tiempo salieron a las cuatro de la madrugada desde Guadalajara, en donde la farmacéutica Pfizer tiene uno de sus almacenes. Pero para entonces ya habían recorrido miles de kilómetros entre la fábrica de la farmacéutica en Bélgica y Madrid. Luego de la capital de España se trasladaron al almacén de Guadalajara. Un equipo de la Guardia Civil trajo los medicamentos ayer de madrugada hasta el Huerna. En el límite entre León y Asturias un equipo de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Oviedo se hizo cargo del cargamento. Siete agentes lo escoltaron hasta Langreo, y desde allí otros siete funcionarios (en este caso de la Comandancia de Gijón), llevaron las vacunas hasta la Residencia Mixta de Pumarín, la más grande de Asturias y la que el Servicio de Salud del Principado había señalado hace días como la adecuada para comenzar la vacunación. Los agentes habían empezado a trabajar a las seis de la mañana sabiendo que la jornada iba a ser, cuanto menos, intensa. En total: 2.209 kilómetros de la fábrica de Bélgica al brazo de Pepita.

Esas ya famosas 320 dosis entraron por la puerta de la residencia a las 9:30, en esta ocasión escoltadas por la Policía Nacional. Miguel, un repartidor de la empresa Tipsa, abrió la puerta de su furgoneta, cogió la caja y se dirigió, con evidente nerviosismo, hasta la puerta de entrada. Allí ya le esperaba una comitiva de aplausos mientras los periodistas hacían fotos de este "momento histórico" desde la puerta.

Y finalmente llegó el primer pinchazo, a eso de las diez y media de la mañana. Los primeros que comenzaron su proceso de inmunización fueron Eulalia Josefa, (80 años), Alberto Díaz (92 años), Alegría Martínez (84 años) y Domingo de Guzmán Nuevo de Tuya (69 años).

Las primeras vacunas contra el coronavirus llegan entre aplausos a la Residencia Mixta de Gijón

Pero ¿a partir de ahora qué? Lo cierto es que ahora empieza lo difícil. Al final del primer trimestre del año, el Principado aspira a tener vacunados a los integrantes de los cuatro colectivos declarados prioritarios para la vacuna: además de los usuarios y cuidadores de residencias de mayores, el personal sanitario de primera línea; otro personal sanitario y sociosanitario; y las personas con discapacidad que requieren intensas medidas de apoyo para desarrollar su vida (grandes dependientes no institucionalizados). En total, unas 140.000 o 150.000 personas.

Compartir el artículo

stats