La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, anunció ayer nuevas restricciones para tratar de frenar el avance de la covid-19 en la isla de Mallorca, como el cierre de la restauración a las 18.00 horas y del sector comercial a las 20.00 horas, excepto los establecimientos que ofrecen productos esenciales, como los de alimentación, farmacias, telecomunicaciones, peluquerías y gasolineras. Además, Formentera entrará mañana en el nivel 3 de alerta sanitaria, debido a que, según Armengol, “con pocos casos se puede disparar la incidencia”.