Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llega a Asturias, entre grandes medidas de seguridad, la segunda remesa de vacunas contra el coronavirus repartida entre Oviedo, Avilés y las Cuencas

La Consejería de Salud ha informado de que las vacunas de la covid 19 se han recibido a las 12.15 horas y, posteriormente, se han distribuido a las áreas sanitarias

Llega a Asturias la segunda remesa de vacunas contra el coronavirus  | MIKI LÓPEZ

Llega a Asturias la segunda remesa de vacunas contra el coronavirus | MIKI LÓPEZ

Las vacunas contra el covid-19 que tenían que haber llegado ayer por la mañana a Asturias y que se retrasaron por un "problema logístico" ya están en el Principado. La Guardia Civil escoltó este mediodía el segundo cargamento de 11.700 dosis que llega a Asturias después de la entrega (casi testimonial) que se realizó el pasado domingo en la Residencia Mixta de Pumarín.  La Consejería de Salud ha informado este mediodía de que las vacunas de la covid 19 han llegado a las 12:15 horas y, posteriormente, se han distribuido a las áreas sanitarias. Según informó a última hora de la tarde el SESPA la vacuna se repartió entre las residencias de Santa Teresa de Jornet (Avilés), Santa Patricia (Oviedo), Residencias El Padrún e Imperial (Mieres), Vifasa y Chalet Imperio (La Felguera), El Dorado (Sama de Langreo), y a parte de los residentes del Centro Polivalente de Recursos (CPR) de Laviana. Mañana está previsto administrar las primeras vacunas en el resto de las áreas sanitarias.

El Servicio de Salud del Principado de Asturias anunció ya hace semanas que el personal de este tipo de residencias y quienes habitan en ellas iban a ser los primeros en recibir la inmunización con la vacuna de Pfizer, que es la primera aprobada por la Unión Europea y que requiere de la administración de dos dosis. El SESPA decidió el domingo empezar a vacunar en la Residencia Mixta de Pumarín, la mayor de toda Asturias. Pepita fue la primera mujer en recibir la vacuna en Asturias.

Pepita, la primera asturiana vacunada contra el coronavirus: "Tengo miedo al virus, no a la vacuna" Amor Domínguez

Asturias no es la única comunidad que hoy recibirá nuevas dosis. El Gobierno central ya había anunciado a primera hora de este martes la llegada a España de las 369.525 dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 que sufrieron un retraso en su entrega -prevista para este lunes- debido a un problema logístico de la compañía farmacéutica. Desde Moncloa han explicado que los envíos previstos de la vacuna de "ya han llegado o están a punto de hacerlo a los aeropuertos españoles de Madrid, Barcelona, Vitoria, en primer lugar, y después a Valencia y Sevilla. Tras la llegada de los vuelos y el reparto para cada comunidad autónoma, la vacuna se distribuirá para que comience este martes la vacunación masiva en España, después de que las primeras dosis se inyectasen el pasado domingo. Como ha recordado el Gobierno, y al igual que ocurrido durante el fin de semana, el Ejército se encargará de llevar las vacunas a Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla.

La vacuna de Pfizer llega al aeropuerto de Vitoria Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

La gran pregunta ahora es ¿va a suponer el retraso un problema con respecto a los planes del ejecutivo autonómico? Desde la consejería de Salud de Asturias se limitaron ayer que “estamos preparados para cualquier escenario. La planificación diseñada es flexible. Vamos a tener envíos continuados de dosis, lo que nos permitirá en el primer trimestre vacunar a los cuatro primeros grupos prioritarios”. Las mismas fuentes indicaron que “durante ese tiempo, es probable que haya disponibilidad de nuevas vacunas”.

En el siguiente gráfico te contamos cómo es la estrategia de vacunación en Asturias.

Inmunidad de rebaño

Asturias debería administrar 100.000 vacunas al mes para alcanzar en el verano la conocida como inmunidad de rebaño, que se consigue cuando el 70 por ciento de la población es inmune al virus. Esos son los cálculos aproximados que han realizado expertos, como el epidemiólogo Daniel López Acuña, quien matiza que todo depende de la disponibilidad de vacunas. Otro de los aspectos que está en el punto de mira son los motivos que explican por qué al menos el 20 por ciento del personal sanitario consultado, y una parte importante de la población según las encuestas realizadas, es reacio a vacunarse. Y entre las razones esgrimidas destaca una: la falta de transparencia sobre la profilaxis que ya se está distribuyendo.

El inicio de la vacunación contra el covid-19 no significa que se vaya a acabar en breve periodo de tiempo con el virus, ni que se puedan abandonar todas las medidas de prevención e higiene que están en vigor. De hecho, los expertos alertan de que “aún falta mucho para regresar a la antigua normalidad”, a salir de casa sin mascarilla o poder recortar la distancia de seguridad.

El Principado advierte: “Será difícil llegar a febrero sin que llegue la tercera ola”

La incidencia acumulada de contagios en Asturias en los últimos 14 días ha descendido de 143,9 casos por cada 100.000 habitantes a 116,5, la más baja entre las comunidades autónomas, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Sanidad. El consejero de Salud, Pablo Fernández, destacó ayer estos indicadores y también los de hospitalización, que se sitúan por debajo de la media nacional. Pero a la vez envió un mensaje de prudencia, dando por hecho que la incidencia del covid-19 aumentará en Asturias en las próximas semanas. Según explicó en una entrevista radiofónica matutina, “va a ser difícil llegar a febrero sin que llegue esa tercera ola a Asturias”. Según los expertos, como en las dos anteriores, la previsión es que se retrase respecto de otras comunidades autónomas, lo que hay que aprovechar para vacunar a la mayor población posible. Pablo Fernández incidió ya por la tarde en que las personas que residen en centros geriátricos y los profesionales que se vacunarán ahora, no estarán realmente protegidos hasta febrero. De ahí que “el objetivo es llegar a esa fecha sin un gran aumento de la incidencia”.

Las vacunas, ultracongeladas

Las vacunas de Pfizer se tienen que conservar a una temperatura de casi 80 grados bajo cero. Es por eso que el Principado ha tenido que adquirir un ultracongelador para que se conserven las dosis a la temperatura adecuada. Una vez que salen de ese recipiente tienen que ser administradas como mucho en dos horas.

Compartir el artículo

stats