Un gran argayo incomunica con Asturias buena parte del concejo de Somiedo desde la mañana de ayer, incluida la capital, Pola de Somiedo, así como el Valle de Saliencia, el Valle del Lago y la zona del puerto somedano. La carretera AS-227 quedó cortada en el desfiladero de La Malva, por la caída de enormes rocas de la ladera, a apenas dos kilómetros de Pola de Somiedo. El alcalde somedano, Belarmino Fernández, se puso en contacto ayer con la directora general de Infraestructuras, María Esther Díaz. Técnicos del Principado visitaron la zona y tenían previsto que hoy por la mañana una empresa empezase a retirar las grandes rocas de la carretera.

Mientras tanto, los vecinos de estas zonas seguirán incomunicados con Asturias, ya que la única salida que tienen es por el puerto de Somiedo en dirección León, que “está complicada porque está nevando mucho”, comentaba ayer Fernández. No en vano, era obligado el uso de cadenas. Además, no hay que olvidar que hay cierre perimetral en la región. Afortunadamente, en el momento del desprendimiento no había vehículos circulando por la zona. “Si coge un coche allí, mueren todos”, dice aliviado el Alcalde.

Oleaje en Viavélez

La borrasca “Bella” siguió generando daños en la región. En el faro de San Agustín, en Ortiguera (Coaña), la caída de un rayo inutilizó el cuadro eléctrico, el cuadro del generador y el faro, y provocó desperfectos en la cristalería y en la estructura de la sala de máquinas. Mientras los equipos se recuperan, la Autoridad Portuaria de Avilés colocó una baliza auxiliar con el fin de prestar el servicio y mantener la seguridad para la navegación. En Viavélez (El Franco), la mejora de la situación meteorológica dio una tregua a los vecinos y pescadores. “Parece que la grieta en el muro no va a más”, decía aliviado José Manuel García, patrón mayor.

Además, la nieve se siguió acumulando en algunas zonas. En Tineo, Miguel Ángel Cristóbal, ganadero de Llanorriego, tuvo que recurrir a los antiguos bidones de transportar leche para poder sacar ayer la producción de su granja hacia la fábrica. A causa de la nieve que cubría el camino de acceso a su casa desde la carretera general que comunica Tineo con el alto de la Casa del Puerto, tuvo que optar por trasladar su leche a los bidones, cargarlos en su tractor y llevarlos hasta la vía principal para facilitar el trabajo al camión encargado de recogerla. Explica que no es algo que tenga que hacer cada vez que nieva porque el Ayuntamiento suele encargarse de abrir los caminos; no obstante, ayer, la persistencia de las precipitaciones hicieron que el camino limpio pronto volviese a cubrirse de nieve convirtiéndose en intransitable para el vehículo que se encarga del transporte.

Miguel Ángel Cristóbal, con sus lecheras en Tineo.

“La nieve es muy guapa, pero para el que tiene que trabajar con ella es complicada, en mi caso el problema es el acceso para el lechero, que si no está limpio no puede llegar hasta casa”, expone. Aunque hasta el día de ayer la nieve caída “aún no es comparable con la que cubrió el concejo a principios de diciembre”.

La borrasca “Bella” se despidió ayer de Asturias y hoy ya solo quedarán retales, según la Aemet. La alerta en el litoral pasará de naranja a amarilla por la mañana, para desaparecer por la tarde. Y el aviso naranja por nieve desaparecerá a primera hora de la mañana. Las temperaturas subirán ligeramente pero la lluvia persistirá en la región.