Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aislados por el argayo en Somiedo: “Nos tendrán que traer las uvas en helicóptero”

Los somedanos solo pueden salir por el puerto hacia León, que colabora con Asturias para mantener limpia de nieve la carretera de montaña

Así se trabaja para retirar el enorme argayo que dejó incomunicada a Pola de Somiedo Miki López

La retirada del argayo en la carretera AS-227, a la altura del desfiladero de La Malva, que ha dejado incomunicados a 18 pueblos del concejo de Somiedo –incluida la capital– con el resto de Asturias comenzó ayer. Por ahora, la única alternativa para los vecinos es tomar la carretera que pasa por el puerto somedano para salir en sentido León. A primera hora de la mañana llegó maquinaria contratada por el Principado para comenzar a retirar las piedras con el objetivo de crear un paso provisional. Si bien, según avanzó la Alcaldesa en funciones, Azucena Lorences, “la evaluación inicial de los técnicos es que tardarán porque el volumen de roca es impresionante y es necesario asegurar la parte de arriba, pero tratarán de abrir un paso seguro lo antes posible”.

Además, para favorecer la comunicación del concejo, el Principado de Asturias se ha coordinado con la Junta de Castilla y León para mantener abierto el puerto de Somiedo con quitanieves y que el paso esté abierto en caso de emergencia pese al cierre perimetral regional. Asimismo, para que todas las carreteras locales estén abiertas, el Ayuntamiento envió ayer las palas por el Puerto de Somiedo que entraron por el Huerna a Asturias para trabajar en el valle de Villar de Vildas y la zona baja del municipio. “Tenemos que hacer un sacrificio”, dijo el regidor Belarmino Fernández Fervienza, de baja pero muy pendiente de los acontecimientos desde su casa.

Un esfuerzo que los vecinos de Somiedo se toman con tranquilidad. “Reconozco que estoy encantado, no me afecta para nada y por suerte tenemos las necesidades básicas cubiertas, lo único que pase algo y haya una emergencia, ese es el problema”, señala Noé García, vecino de Pola de Somiedo. Fin de Año, de momento, puede que lo pase solo ya que sus padres están en Oviedo.

Dani Suárez, junto a Diego Martínez y Eloy Gutiérrez, atrapados en Caunedo por el argayo dado que dos de ellos no pueden regresar a Oviedo, donde viven.

Sin uvas ni langostinos

El argayo, de grandes dimensiones, ha dejado a algunos vecinos con la lista de la compra para la cena de despedida del año sin terminar. “Menos mal que tengo el congelador lleno de la matanza porque los langostinos tendrán que esperar. Lo que me quedo es sin uvas: con lo que me gusta empezar el año con ellas. Nos las tendrán que traer en helicóptero...”, bromea Belén Álvarez, de Saliencia. Con todo, lo principal es no quedar sin cobertura de móvil, dice. Y es que el temporal “Bella” les restó hasta operatividad con sus terminales.

Agarrados al teléfono para saber de las últimas noticias están Diego Martínez y Eloy Gutiérrez, de Oviedo, que el pasado martes llegaron a Caunedo para pasar dos días con su amigo Daniel Suárez. El argayo les ha fastidiado los planes y, de momento, se quedarán en el pueblo. “No sabemos hasta cuando nos tenemos que quedar y yo había quedado con la moza para cenar en Fin de Año, me va a matar”, dice Martínez.

Así es que aprovecharán para dar paseos y disfrutar del entorno. No les queda otra. “A ver si podemos salir por el puerto y entrar por el Huerna a Asturias, aunque no soy buen conductor con la nieve y lo primero que hay que hacer es sacar el coche del pueblo”, apunta. Su amigo somedano lo lleva también con humor: “Es la disculpa que tenemos para estar tranquilamente unos días, tenemos dos supermercados en Pola así que estamos servidos”.

Vecinos de Saliencia, otro de los lugares que han quedado incomunicados con el resto de Asturias por el desprendimiento en la carretera.

Una anécdota mientras no haya emergencias, dice Pablo García, de Casa Pepe El Molín de Pola. “De hambre no morimos que hay dos súper, otra cosa es que se quieran productos más especiales, pero tenemos lo básico”, apunta. Además, se muestra dispuesto a llevar recados a los pueblos y lo que haga falta. Por suerte, el encargo a los Reyes Magos ya lo hizo, pero algunos vecinos temen que sus regalos queden por el camino ya que los repartidores, que ayudan a sus Majestades de Oriente en las entregas, no pueden entrar en el concejo.

Lo peor es que les ha cogido en pleno temporal, con importantes nevadas, lo que dificulta la salida por el puerto de Somiedo, comenta Benjamín Cobrana, de El Valle. Sobre todo, si se da alguna emergencia, que es la principal preocupación de los vecinos. “Si se pone alguien malo tendrán que mandar el helicóptero, no queda otra”, lamenta este vecino.

Dos derrumbes incomunican Tormaleo con la capital de Ibias

El concejo de Ibias amaneció ayer con dos grandes argayos que cortaron dos vías de comunicación entre la capital del concejo y los pueblos situados en la parroquia de Tormaleo y sus proximidades. Uno de ellos afecta a la carretera regional AS-212 que une Ibias y Degaña y cayó en la tarde del martes. El desprendimiento se produjo cerca del pueblo de Busante e interrumpió por completo la circulación por la vía en ese tramo. Desde primera hora de ayer, una empresa contratada por el Principado se afanaba en las labores de limpieza dejando abierto un carril de paso durante la tarde, restableciendo así la comunicación entre las dos zonas del concejo ibiense. La vía alternativa que podría unir ambas zonas también había quedado incomunicada ayer. Durante la noche un tramo de la carretera próximo al pueblo de Omente quedó cubierto por un gran desprendimiento. El martes ya había caído material a la pista que fue retirado por los operarios municipales, pero en la noche se produjo un nuevo argayo de grandes dimensiones que a los medios municipales les ha sido imposible hacer frente.

Argayo en Carreño. | R. P. F.

Aislados por el argayo en Somiedo: “Nos tendrán que traer las uvas en helicóptero”

La alcaldesa, Gemma Álvarez, explica que el Ayuntamiento está pidiendo presupuestos a diferentes empresas para poder realizar la retirada del material, aunque teme no poder asumirlo por el alto coste de la obra y tener que recurrir a pedir ayuda a la Administración regional. Aparte de la incomunicación de numerosos pueblos con la capital de su concejo, los argayos también dificultaron las labores de limpieza de la nieve en los accesos de las localidades de la zona alta, puesto que para llegar a ellos la maquinaria debe dar un gran rodeo por el vecino concejo de Degaña. En Carreño, otro argayo cortó la carretera autonómica CE-8, conocida como de La Formiga, que une Candás con Perlora por el monte Fuxa. Técnicos del Principado decidieron desalojar a una familia de una vivienda próxima al argayo. “El Principado ya tenía consignado en el presupuesto de 2021 intervenir en la zona. La actuación figura como construcción de escollera y muro con un presupuesto de 96.400 euros”, explica la Alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández.

Compartir el artículo

stats