Los vecinos de Sotres volvieron a quedarse aislados por la falta de una quitanieves que limpie la carretera que les une con Arenas de Cabrales. El pasado martes, a las tres de la tarde, una copiosa nevada tapó la vía y la máquina no acudió a limpiar hasta más tarde de las nueve. “La gente del Principado cree que tenemos horario de oficina, pero no, algunos después de las tres de la tarde tenemos que salir a trabajar”, explican los ganaderos. “Nuestros horarios no son de funcionarios, las cabras tienen la mala costumbre de cenar, igual que los cabritos, y estamos en época de partos”, advierten.

Los pronósticos para hoy no son nada halagüeños. Está activada la alerta por nieve a partir de esta tarde porque se prevé que la cota baje a los 800 metros, por lo que desplegarán las máquinas quitanieves y esparcidoras de sal.