DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Restaurantes y bares calculan pérdidas del 70% en la facturación esta Nochevieja

El sector admite un incremento de encargos, pero “piden sopa o una crema, pescado y carne, pero ni vino, ni champán, ni marisco”

apertura bares

La restauración y la hostelería asturianas calculan que su facturación caerá estas navidades de entre el 70 y el 80 por ciento, arrastrada principalmente por la falta de comidas y, sobre todo, de cenas en fin de año. Los pedidos de menús para llevar han aumentado considerablemente, pero nada tiene que ver con servir en sala, afirman desde el sector

Los restaurantes han echado cuentas, que fluctúan en función del menú que se solicita. Por eso han calculado sobre una media de 80 euros por persona para Nochevieja y se tiene en cuenta que no se pueden reunir más de seis comensales.

Si bien ha aumentado el número de peticiones para recoger en el local o entregar en el domicilio, la clave está en que se vende estrictamente la comida. “No se vende marisco, ni una botella de vino ni de champán o cava, ni entrantes, ni turrón... Los pedidos se limitan en la mayoría de los casos a sopa o crema de marisco, un pescado y una carne”, coincidieron en señalar los restauradores consultados.

“Lo que nos cuentan es que el vino lo pone uno de los comensales, los entrantes otro, el marisco lo compran y lo prepara otro… Se reparte y solo se encarga lo que es la cocina”, añaden.

La patronal de la hostelería y el turismo en Asturias, Otea, ha consultado con el sector, y afirma que “aunque aumenten los pedidos, para algunos negocios de manera considerable respecto a otros años, es imposible que la facturación ni siquiera se aproxime a lo que es una nochevieja habitual”. De media se calcula una caída de entre el 70 y el 80 por ciento, que el sector considera que podría haber sido muy inferior si el toque de queda se hubiera prolongado al menos hasta las 01.00 de la mañana para que se pudieran comer las uvas y brindar por el nuevo año.

Los restaurantes advierten de que no se trata solo de la caída de facturación, sino de “la cantidad de trabajadores que permanecen en el ERTE cuando al menos una parte importante de ellos podrían trabajar si hubiéramos podido servir cenas”.

Las medidas

El Gobierno del Principado no se ha planteado ni por un momento flexibilizar las restricciones y recomendaciones para los encuentros familiares y con allegados de cara a Nochevieja y Año Nuevo.

Se mantienen, por tanto, el límite de seis comensales por mesa con un máximo de dos grupos de convivencia; no habrá ni carreras de San Silvestre ni campanadas y uvas en las plazas públicas; los bares y restaurantes cerrarán a las 23.00 horas y el toque de queda es a las 00.30 horas, manteniéndose la restricción de circulación hasta las 07.00 horas de la mañana.

La Guardia Civil vigilará además los alojamientos de turismo rural, donde solo podrán pernoctar quienes provengan de otras comunidades para visitar a la familia.

Las restricciones para la última noche del año

El toque de queda. Los negocios de hostelería tienen que cerrar sus puertas a las 23.00 horas y el toque de queda se mantiene desde las 00.30 horas hasta las 07.00 de la mañana.

“San Silvestre”. Las carreras están prohibidas de manera presencial, aunque los ayuntamientos las han organizado virtuales para los que no quieran perderse este clásico.

Los comensales. El número de personas que pueden compartir mesa y mantel se limita a seis, y como máximo se pueden reunir dos grupos de convivencia distintos.

El turismo rural. Solo pueden utilizar estos alojamientos quienes hayan viajado para estar con sus familiares y allegados, y se deben cumplir en ellos las medidas restrictivas. 

Compartir el artículo

stats