Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En riesgo de derrumbe el icónico hórreo de La Regalina tras un argayo

“Nos da mucha pena”, dicen los vecinos, quienes exigían desde hace años una obra en la zona

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El hórreo del campo de La Garita de Cadavedo, donado en 1962, propiedad de la Sociedad Popular La Regalina y donde se celebra cada agosto la famosa fiesta asturiana del mismo nombre, amenaza con caerse acantilado abajo. La situación mantiene en vilo a los vecinos del pueblo por tratarse de un

La preocupación era máxima ayer tras detectarse un argayo de considerable dimensiones en la zona donde se levanta el hórreo. Este desprendimiento se llevó por delante los pivotes de hormigón donde desde los años sesenta (tras filmar Ana Mariscal una escena de bailes regionales en este mismo punto para la película “Con la muerte hicieron fuego”) se coloca un tablado y se baila durante la fiesta de La Regalina. Una persona que paseaba por la playa de Cadavedo por la mañana fue la primera en dar la voz de alarma. El gran argayo se veía desde el otro extremo del arenal por sus imponentes dimensiones. También podía observarse material (piedras y tierra) en caída libre hacia la playa.

7

Un argayo pone en riesgo el hórreo de La Regalina A. S.

La Policía Local centró sus trabajo en el campo de La Garita y acordó la zona a mediodía tras visualizar la presencia de grietas cerca del hórreo. Los geólogos desplazados al lugar en visita técnica organizada por el Alcalde, Óscar Pérez, también confirmaron la inestabilidad del terreno y el riesgo para el elemento patrimonial, una donación de una vecina hecha en los años sesenta y en cuya restauración participó todo el pueblo. “El terreno está agrietado”, resumió el regidor, quien garantizó todos los medios disponibles para salvar el querido hórreo. Hoy visitarán la zona expertos en grúas para ofrecer, en su caso, una retirada viable “siempre sin comprometer vidas humanas”, destacó el alcalde valdesano.

En este punto del campo de la Garita que mira a la playa de Cadavedo son habituales los argayos. Los vecinos reclamaron durante años canalizar las aguas pluviales para evitar la escorrentía hacia esta parte del campo donde se encuentra el hórreo. Pese a su insistencia “nunca nos escucharon y nunca hicieron nada”, criticó ayer visiblemente afectado el pregonero de la fiesta, vecino y socio de la sociedad propietaria del campo, José Manuel Fernández. En el pueblo “se siente tristeza”, comentó Fernández.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Popular La Regalina, Marcos Fernández, aseguró que los esfuerzos se centran ahora en salvar el hórreo, pero no quiso generar falsas expectativas. “A ver qué podemos conseguir”, matizó. Fernández precisó que la posible pérdida “nos da mucha pena a todos”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats