Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El efecto de las fiestas devuelve a Asturias al riesgo alto tras dos semanas de tregua

El suave incremento de la incidencia eleva la alerta y Barbón promete “absoluta contundencia contra quienes pongan en peligro a los demás”

Estudiantes

El semáforo de alerta del covid en Asturias volvió el lunes a iluminar el disco rojo del riesgo de transmisión “alto”. La suave tendencia al alza en los contagios de los últimos días ha elevado el nivel de evaluación del peligro hasta el tercer escalón de los cuatro marcados por el Ministerio de Sanidad, algo que no había vuelto a suceder desde que la bajada de la curva de la segunda ola se confirmó en torno al 20 de diciembre, con el descenso del nivel alto –rojo claro– al ámbar de la alerta “media”. Después de dos semanas de tensa tregua navideña en espera de una tercera oleada, Asturias sigue siendo la región menos afectada de España, pero la ligera elevación de la incidencia acumulada a siete días –el número de casos diagnosticados en tasa por 100.000 habitantes– y el repunte de este mismo valor limitado a los mayores de 65 años han remolcado el cambio de tendencia y el reingreso del Principado en la zona de riesgo alto.

El efecto de las fiestas navideñas en la incidencia a siete días hizo que este valor rebasase el lunes –el último día computado– los 75 casos por 100.000 habitantes, dejando definitivamente atrás el suelo de 50 marcado el 26 de diciembre. El impacto en los mayores también progresó al nivel de aviso alto al sobrepasar la tasa de 50 positivos y la trazabilidad –el factor que mide el porcentaje de afectados que han tenido contacto con un positivo diagnosticado en los últimos catorce días– pasó del riesgo bajo al medio. El caso es que todos los ingredientes del semáforo de advertencias sobre la transmisibilidad del covid han repuntado en Asturias en los últimos días, también las incidencias a catorce días –que evalúan tendencias a más largo plazo– o el porcentaje de positivos en las pruebas de diagnóstico practicadas. Se mantienen, en sus zonas de riesgo alto, los indicadores de presión hospitalaria, sabiendo que los repuntes en la incidencia del virus tardan entre cinco y diez días en dejar ver su repercusión sobre el grado de ocupación de las camas de hospital.

Las autoridades sanitarias esperaban este repunte como efecto inducido de las reuniones navideñas y mantienen la vigilancia con los ojos puestos en esos indicadores preocupantes, pero también en algún indicador alentador, como la constatación de que la elevación de la incidencia detectada por los brotes de las últimas semanas en Avilés y Gijón muestra cierta tendencia a remitir. No obstante, siguen siendo dos concejos del área sanitaria avilesina, Corvera y Castrillón, los únicos de más de 10.000 habitantes que mantienen su incidencia parcial en niveles de riesgo extremo.

La estrategia de control de la pandemia presenta ese estado en Asturias después de que el recuento parcial del pasado lunes, el último actualizado, diese el mismo resultado de positivos diagnosticados que el del domingo, 135, pero con el doble de mayores de 65 años, 46 anteayer frente a los 22 del lunes. La tasa de positividad de las pruebas realizadas volvió a rondar el nivel recomendado del cinco por ciento –el 5,76 de 3.154 test– en una jornada con diez ingresos en planta, ninguno en UCI, y catorce altas. Hay siete pacientes ingresados menos que el día anterior –181 en planta y 62 en UCI– y se registraron los fallecimientos de dos varones de 89 y 90 años, uno de ellos residente en un centro de mayores.

La elevación del riesgo, la tendencia ascendente de los indicadores y la detección de brotes preocupantes llevaron ayer al presidente del Principado, Adrián Barbón, a garantizar que las administraciones actuarán “con total y absoluta contundencia contra quienes pongan en riesgo a las demás personas. Ni contemporizar ni paños calientes. Investigar hasta el último detalle y sancionar”, aseguró el jefe del Ejecutivo regional tras lamentar que pese a que “la tercera ola está aquí” siga habiendo “inconscientes” que “no entienden la necesidad de evitar aglomeraciones y espacios cerrados, ventilar bien o usar siempre mascarilla” y precisar que se refiere a quienes “buscan el riesgo” en “fiestas ilegales que conocemos estos días”.

Retrasar las clases

Podemos Asturias, mientras tanto, pidió ayer que se valore la posibilidad de retrasar al lunes 11 la vuelta a las clases, prevista para este viernes 8, y que no se “criminalice” a los jóvenes tras los últimos brotes surgidos en Asturias, incluido el que ha afectado a jugadores del Sporting de Gijón.

Compartir el artículo

stats