Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El repunte navideño acerca a Asturias a la tercera ola y eleva la inquietud en la región

La acumulación de casos vuelve a cotas de mediados de diciembre en un momento clave en el que el Principado debe actualizar algunas restricciones

Realización de un test PCR.

Realización de un test PCR. Shutterstock

La tercera ola pandémica puede estar más cerca en Asturias. Los 166 casos nuevos reportados ayer por la Consejería de Salud –correspondientes al martes– constituyen la cifra diaria más elevada desde el pasado 11 de diciembre. ¿Se ven ya las consecuencias de los encuentros navideños?Los técnicos de Salud Pública estiman

La región cubrió anteayer su segunda jornada consecutiva con los indicadores en nivel de riesgo alto, el cuarto de los cinco grados confeccionados por el Ministerio de Sanidad, poniendo fin a una tregua de algo más de dos semanas en fase de peligro medio. La culpa la tiene el impacto de los efectos de las fiestas navideñas, que ya se percibe sobre todo en la incidencia de casos acumulados en siete días (más sensible que la de catorce), metida ya de lleno en el nivel alto tanto para el conjunto de la población como para los mayores de 65 años.

La actualización del martes devolvió la positividad de las pruebas de diagnóstico realizadas por debajo del nivel recomendado del cinco por ciento –fue del 4,7 en 4.037 test–, mantuvo estable la presión hospitalaria –con 239 ingresados, 63 de ellos en UCI, uno más que el día anterior– y añadió otros dos fallecimientos, igual que el lunes.

El mapa de riesgo de la pandemia, con parámetros fijados por el Ministerio de Sanidad, establece cinco niveles de alerta atendiendo a epígrafes relativos al ritmo de transmisión del virus y al nivel de ocupación de los hospitales (camas de planta y UCI). De menos a más riesgo, los niveles se denominan nueva normalidad, bajo, medio, alto y muy alto. Después de 16 días en riesgo global “medio”, Asturias subió el pasado lunes a riesgo alto. Desde el 28 de octubre hasta 18 de diciembre había estado en riesgo alto. Y entre el 19 de diciembre y el pasado día 3, en riesgo medio.

Uno de los factores que ha pesado en el salto de alerta media a alta es el incremento de nuevos contagiados. En los últimos siete días de los que se han publicado datos, Asturias ha registrado 806 nuevos infectados. En los siete días anteriores habían sido 568. El parámetro de incidencia en los últimos siete y catorce días puede inclinar la balanza según aumente o disminuya. La tasa de ocupación de las plantas y áreas de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales lleva evolucionando a la baja desde mediados del pasado noviembre. Habrá que ver qué sucede en los próximos días.

El nivel de riesgo también tiene en cuenta el número de infectados mayores de 65 años, la tasa de positividad de las pruebas diagnósticas que se llevan a cabo (con PCR y con test de antígenos) y la trazabilidad (porcentaje de casos confirmados que son a su vez contacto de un caso previo). De la combinación de todos estos epígrafes sale un nivel de alerta mayor o menor.

Más tarea de rastreo

En conversaciones con algunos miembros de los equipos de rastreadores, este periódico ha podido constatar que perciben un nítido aumento de la carga de trabajo, si bien el nivel de actividad no es comparable al que se desplegaba en octubre y noviembre. La disminución de los casos les ha permitido en estas últimas semanas intensificar la búsqueda de contactos estrechos hasta siete días hacia atrás desde que se detecta cada paciente positivo, para ver la transmisibilidad del virus y trazar mejor la cadena de contagios. Antes, se rastreaban hasta 48 horas antes de la fecha de inicio de los síntomas o de la realización de la PCR en el caso de los asintomáticos.

Las cifras de nuevos casos de coronavirus que se registren de aquí al próximo lunes serán determinantes para que Asturias llegue a ese día en niveles de riesgo medio o alto. Y, en ese contexto, el Gobierno regional deberá decidir si los establecimientos de hostelería continúan abiertos (aun con aforos y otras restricciones, como en la actualidad) o si son cerrados de nuevo con el objetivo de retardar todo lo posible la llegada de la tercera ola pandémica.

Vuelve el cierre

Esta pasada medianoche, mientras tanto, Asturias quedó de nuevo cerrada a los niveles de antes de Navidad, tras la conclusión de las excepciones que desde el pasado 23 de diciembre autorizaban a entrar o salir para visitar a familiares o “allegados” con motivo de las fiestas navideñas. De este modo, sólo se podrá cruzar las fronteras de Asturias por razones de fuerza mayor y debidamente justificadas. Hay que recordar que en ese día de la apertura parcial y el inicio de las fiestas navideñas, el Principado fue la región de España en la que más aumentó la movilidad.

De cara a la evolución de la pandemia en los próximos días, uno de los grandes interrogantes se centra en si será posible completar la vacunación de los mayores que viven en residencias antes de que la tercera fase pandémica alcance una envergadura respetable. Si persiste el ritmo actual de vacunaciones –el más alto de España, junto al de Canarias–, los residentes y sus cuidadores recibirían la segunda dosis de la inmunización entre el 17 y el 29 de enero, y la protección será efectiva una semana después de la segunda dosis.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats