Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las heladas se multiplican por Asturias en otra jornada de temperaturas bajo cero

Alerta por riesgo de aludes en los Picos de Europa y placas de hielo en las carreteras

La Terenosa, en Pandébano, camino de Urriellu.

La Terenosa, en Pandébano, camino de Urriellu.

Los asturianos han amanecido, por decirlo de alguna manera, congelados este viernes 8 de enero. El mercurio ha vuelto a caer en picado en los termómetros, si bien algo menos que el día anterior, el jueves 7, cuando en Leitariegos (Cangas del Narcea) rozaron los 13 bajo cero (se quedaron a menos 12,8) y la vertiente leonesa de los Picos de Europa, en el medidor de Noromet de la Vega de Liordes, se registró el récord de mínima en la historia de España (desde que se siguen los datos meteorológicos) con unos heladores 35,8 grados bajo cero.

Este viernes ha sido algo más benévola la invernada. En Leitariegos se despertaron con 12, 2 bajo cero, mientras que en el Suroccidente, en Degaña, les siguen en la tabla de mínimas con la segunda más baja: 10,4. Por contra, en Llanes pueden presumir de tener hasta esta mañana la temperatura más suave del Principado, 6,4 grados, y una de las más altas de España, esto último según las estaciones de Noromet. En la Vega de Liordes el mercurio dejó de caer en unos nada despreciables 29,6 bajo cero.

Un termómetro, este viernes por la mañana, en Oviedo; al fondo, el Naranco.

La subida de temperaturas provocará que se derrita la nieve con el consiguiente riesgo de aludes en las zonas altas. El boletín nivológico y de peligro de aludes para Picos de Europa de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) señala para este viernes la posibilidad de aludes de tamaño 1( riesgo de caídas) ó 2 (capaces de enterrar a una persona). Durante el fin de semana se eleva a riesgo notable.

En las grandes ciudades como Oviedo y Gijón la mañana ha obligado a pertrecharse bien a los trabajadores y a los estudiantes que hoy regresaron a las aulas tras el parón vacacional navideño. En Oviedo remontaron poco de los 0 grados y la mínima fue de 0,2. En Gijón se quedaron a bajo cero a primera hora: menos 2,6, si bien el mercurio se recupera y ya rondan los dos grados.

9

El Cuera, cubierto de nieve Jou Espina

En las próximas horas no se espera que suban mucho los termómetros, si bien el sol seguirá luciendo en el cielo asturiano. Será por poco tiempo. Esta tarde de viernes empezará a nublarse algo y el fin de semana se prevé de nuevo capitalizado por las lluvias y las precipitaciones en forma de nieve a partir de 400 metros. Las temperaturas seguirán bajas, pero se recuperarán algo.

Espectacular "postal" en los Lagos de Covadonga.

Espectacular "postal" en los Lagos de Covadonga

Un impresionante manto natural, así como el azul del cielo despejado y con un sol brillante, configuran el espectacular panorama que ofrece estos días, tras el temporal, la vertiente canguesa del parque nacional de los Picos de Europa. Prueba de ello viene a ser la salida en raquetas de nieve llevada a cabo por Nazaret Soto y su compañero Diego Oliva, después de subir caminando desde el real sitio de Covadonga por la nevada y cubierta C0-4 (Covadonga-Lagos) hasta Moferos y de ahí, ya en raquetas, hasta el valle de Teón. 

"En Teón tuvimos que dar la vuelta, porque para bajar luego se nos hacía de noche", explicó la joven de Cangas de Onís. Alrededor de 1 metros de nieve acumulada se fueron encontrando a lo largo de la caminata. Sea como fuere, toda una postal invernal en este arranque del nuevo año 2021. Y, por si fuera poco, previa al inminente fin de semana en el que la situación podría llegar a empeorar en el área de Picos si se cumplen las previsiones meteorológicas anunciadas para gran parte del país, con más nieve en cotas altas. 

Casielles, en Ponga. | Jorge Rodríguez Núñez

Casielles, en Ponga, el mini Alpe d'Huez astur

Para unos el mini Alpe D'Huez asturiano, para otros las 23 curvas que llevan al cielo. Y es que Casielles, en Ponga, no deja a nadie indiferente. Tres kilómetros en dirección hacia al cielo con una curva de herradura cada 130 metros y con una pendiente media que roza el 13por ciento. Arriba está Casielles (830 metros altitud), aldea enmarcada en uno de los rincones más bucólicos del suroriente. Y, además, espectacular cuando la nieve hace acto de presencia por esos lares ponguetos.

Po cierto, haciendo un poco de historia Alpe d'Huez es una montaña de los Alpes franceses de 1.850 metros de altitud. La estación de esquí existente en dicha montaña se comenzó a construir en 1930. En 1936, se instaló el primer remonte mecánico de tipo telesquí. Alpe d'Huez debe buena parte de su fama a su relación con el recorrido del mítico Tour de Francia.

Casielles, en Ponga. | Jorge Rodríguez Núñez

Compartir el artículo

stats