Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abren todos los colegios tras el cierre de ayer, tildado de “ridículo” por las familias

Educación levanta la suspensión de clases presenciales, que afectó a 38 concejos, al amainar el temporal y mejorar el estado de las carreteras

Fabián Díez ayuda en las tareas escolares a Nora Nogueira, ayer, en su casa de Moreda. | LNE

Fabián Díez ayuda en las tareas escolares a Nora Nogueira, ayer, en su casa de Moreda. | LNE

Esta información ha sido elaborada por A. VELASCO (Mieres), E. SAN ROMÁN (Cabrales), T. CASCUDO (Santa Eulalia de Oscos/ Taramundi) y M. G. SALAS (Oviedo)

La consejería de Educación dio ayer marcha atrás al cierre “ridículo” y “desproporcionado”, según las familias, de colegios e institutos de 38 concejos a causa del temporal “Filomena”. Hoy abrirán todos –los centros afectados fueron 148–, tras la “desactivación de las alertas meteorológicas y la mejora del estado de las carreteras”, explicó la consejera Carmen Suárez. El Consorcio de Transportes, por su parte, “garantizará” el funcionamiento de las rutas escolares al completo. Algunos equipos directivos se enteraron ayer de la reanudación de las clases presenciales antes por el CTA que por el Principado, un detalle que indignó a los profesores y que se suma a la falta, el domingo, de una comunicación oficial sobre el cierre.

“Nuestra principal preocupación ha sido, es y será la seguridad”, insistió Carmen Suárez, que respondió a las críticas de los padres asegurando que la Administración autonómica decidió suspender las clases presenciales “por una cuestión de prudencia, para garantizar, sobre todo, la seguridad ante las inclemencias meteorológicas, ante el estado de la red viaria y ante las previsiones adversas que se anunciaban”. En cambio, las familias de los concejos afectados recuerdan que ayer “ni nevó ni tan siquiera llovió” y que el problema está, como todos los inviernos, en los pueblos altos. Los 38 concejos con escuelas cerradas ayer son los más próximos a la Cordillera: desde Taramundi hasta Peñamellera Alta, y desde Salas hasta Lena.

Para seguir la actividad lectiva presencial desarrollada ayer en el resto de municipios (40), el Principado encargó un informe a Inspección Educativa, en el que se señalan varias incidencias. En concreto, en rutas de transporte de seis centros, dos colegios más manifestaron problemas con la calefacción y otros seis sufrieron diferentes desperfectos, como goteras o filtraciones que dañaron la instalación eléctrica. Las direcciones también comunicaron la ausencia de docentes que residen en las zonas más afectadas por el temporal.

Yisela Sánchez, con su hija Valentina Fraczek, en Langreo. | LNE

Tras el cierre de centros, en Cuencas, donde se concentran la mayoría de colegios e institutos afectados, la sensación general de las familias fue de indignación ante una medida que consideran “arbitraria”, “desproporcionada” y “ridícula”. Los padres tuvieron que ingeniárselas para en apenas unas horas, de la tarde del domingo a la mañana de ayer, poder planear qué hacer con sus hijos.

Una de esas familias fue la formada por Fabián Díez, Cristina Nogueira, y la pequeña Nora, de 4 años. En su caso, el desaguisado que formó el Principado no fue tan grande, ya que Díez no trabaja por las mañana y pudo hacerse cargo de la pequeña. “Hicimos fichas que les mandó la profesora, con quien también tuvo una charla por internet”, explica el papá de Nora. Para Fabián Díez, que vive en Moreda, la suspensión de las clases presenciales fue “absurda”. “Es ilógico generalizar en todo el concejo. Puedo entender que haya críos y familias en Felechosa, por ejemplo, que no puedan acudir al colegio, pero en la zona baja de Aller no hay ni hielo ni nieve”, apuntó. Este vecino afirmó además que “hay familias que tuvieron que dejar a los niños con abuelos, algo que con la pandemia no parece muy recomendable”.

En esa misma línea se pronunció Yisela Sánchez, la madre de la pequeña Valentina Fraczek, de 7 años y alumna del colegio de Turiellos, en Langreo. De baja por embarazo, se pudo quedar con su hija en horario escolar, pero “muchos de sus compañeros ni siquiera se conectaron a la clase online –explicó– porque habían tenido que quedarse con familiares”. “Hoy –por ayer– no hay ni rastro del temporal e incluso hace más calor que el viernes pasado”, señaló Sánchez, a quien le pareció “vergonzoso que se haya tomado esta decisión sin apenas tiempo”.

En Cabrales, “los niños acudieron a clase con menos cuatro grados la semana pasada y antes de las vacaciones de Navidad, hoy –por ayer– hay cinco, no nieva, ni tan siquiera llueve”. Algunos padres del colegio de Arenas, al que acuden diariamente 170 alumnos de Cabrales y Peñamellera Alta (Alles y Oceño), no vieron con buenos ojos la suspensión temporal de las clases. Otros, sin embargo, aplaudieron la medida. “Hay padres que no ven inconveniente en que los niños estén dos días en casa, otros, sin embargo, tienen que trabajar y conciliar es muy difícil en esta situación, sin previo aviso”, indicaron algunos afectados.

El cuerpo docente de Cabrales sufrió, por su parte, una regresión. “Ya sabíamos lo que era dar clases de forma telemática, pero esto nos pilló de sopetón, porque el viernes pasado había peores condiciones que las que tenemos ahora. Entendemos que lo hicieron por curarse en salud, por salvaguardar las rutas de transporte, pero el viernes falló ya un 35% del alumnado”, comentaron.

En el otro extremo del mapa, el alcalde de Taramundi, César Villabrille, reconoció que ayer “todos los niños del concejo hubieran podido ir al colegio”. “Supongo que decidieron suspender en previsión de grandes heladas, pero aquí no heló y no habría inconveniente para acudir a clase”, manifestó. El regidor de Santa Eulalia de Oscos, Víctor Lorido, opinó diferente: “Las carreteras están regular tirando a mal porque quedó esa capa que hace hielo y es malísima de quitar por mucha sal que eches. No veo descabellado suspender las clases”.

El cierre de colegios en la mitad de concejos asturianos también generó rechazo entre los sindicatos docentes. ANPE, la organización mayoritaria en la pública, dijo no entender la medida adoptada por Educación. “Asturias no es Madrid. Aquí vemos nevar y no nos asustamos. Estamos preparados; es una contingencia habitual”, expresó el presidente, Gumersindo Rodríguez, que criticó además que la Consejería “se lave las manos de todas las responsabilidad”.

Precisamente, ANPE anunció ayer que iniciará una campaña entre los docentes para reunir denuncias y elevarlas ante Inspección Educativa dadas las “malas condiciones ambientales” existentes en las aulas. CC OO también se sumará, por su parte, a la denuncia al registrarse el pasado viernes en algunos centros temperaturas por debajo de los cinco grados, “algo que debería haber supuesto la suspensión de la actividad”, según opinó el secretario general de Enseñanza del sindicato, Borja Llorente. Los termómetros del colegio Santa Bárbara de Lugones registraron, incluso, solo “un grado”. Las bajas temperaturas asociadas al invierno se “ven agravadas –apuntó Llorente– por la necesidad de ventilación constante que genera la prevención del covid”.

“La enseñanza es una actividad que se realiza habitualmente de manera sedentaria. Por ello, escribir al ordenador o tomar apuntes manuscritos son actividades incompatibles con el uso de abrigos, bufandas, capuchas, guantes... que forman parte del paisaje actual de las clases para paliar el frío”, criticó el presidente de ANPE, Gumersindo Rodríguez, que pide a Educación “fortalecer la calefacción”. “Los centros no aumentan la potencia o no ponen más horas la calefacción porque lo están pagando con recursos propios”, denunció.

Críticas de PP y Foro

La diputada del PP y portavoz de Educación en la Junta General del Principado, Gloria García, pidió ayer, en rueda de prensa, al Presidente que actúe para “reconducir” la “esperpéntica” gestión que viene realizando Asturias en educación. García criticó el “desconcierto” que generó en los equipos directivos la suspensión de clases presenciales. Y por eso, añadió, “la tormenta que viene padeciendo la educación en Asturias no es Filomena, sino Carmen Suárez”. La popular calificó de “nefasta” la gestión de la Consejería, donde reinan “la improvisación, el desorden y las contradicciones” ante el “silencio cómplice” de Barbón. También el secretario general de Foro Asturias, Adrián Pumares, criticó duramente la decisión de Educación. “Que la Consejera utilice los medios de comunicación para trasladar a los equipos directivos y al profesorado su decisión de suspender las clases en 38 concejos asturianos, no hace más que demostrar su incapacidad para el cargo”, declaró.

Compartir el artículo

stats