Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias ya tiene su plan de ventilación de las aulas: con flujo cruzado y un mínimo de 5 minutos entre clase y clase

El Principado sigue la recomendación del CSIC y saca de la incertidumbre a las comunidades educativas

VENTILACIÓN EN LAS AULAS

Después de más de tres meses del inicio de curso y de reiteradas peticiones por parte de los sindicatos docentes, el Principado trasladó por fin ayer a los representantes del profesorado un documento con pautas de cómo ventilar las aulas para combatir el covid.Los equipos directivos esperaban como agua

En contra de lo que había dispuesto Educación, que recomendó una ventilación normal –es decir, ventanas abiertas y puertas cerradas–, el Principado da finalmente la razón al CSIC y aconseja la ventilación cruzada –ventanas y puertas abiertas–. Eso sí, no todo el tiempo, aunque cuantos más horas, mejor. En concreto, los expertos regionales piden “ventilar al menos 15 minutos al principio y la final de la jornada (mañana o tarde), 5 minutos entre clases y durante todos los descansos, abriendo las ventanas y puertas durante el tiempo que se estime necesario según las características de cada espacio”.

Así se comporta la ventilación cruzada

La ventilación cruzada, consistente en la apertura de ventanas y puertas en lados opuestos de la habitación, es más efectiva que la apertura en un solo lado y por tanto preferible. En muy pocas ocasiones se alcanza la ventilación suficiente sin ventilación cruzada.

Otro escenario menos efectivo: ventanas abiertas, puertas cerradas

Los expertos del CSIC han presentado, para apoyo de las comunidades educativas, simulaciones de cómo puede llegar a variar la concentración de CO2, que es el elemento indicativo de la renovación del aire, según diferentes escenarios tipo que se pueden comprender en las siguientes simulaciones.

Otro escenario menos efectivo: todo cerrado (R1)

Otro escenario menos efectivo: puerta abierta (R2)

Otros escenario menos efectivo: puerta y ventanas abiertas (R3)

El escenario más efectivo: puerta y ventanas abiertas con ventilación cruzada (R4)

El documento insiste en que “solo se podrá optar por sistemas de filtrado de aire portátiles o purificadores”, como los que están comprando los padres de numerosos centros de Asturias para evitar que sus hijos pasen demasiado frío, “cuando no haya posibilidades de ventilación natural, ni forzada central o individual”. Por forzada central los especialistas entienden la “renovación de aire interior con aire exterior (mediante el uso, por ejemplo de un ventilador), o tomando aire del aula y sacándolo (por extracción)”. La ventilación forzada individual, por su parte, consiste en el uso de “sistemas que extraigan el aire interior y lo expulsen al exterior mientras introducen aire fresco en el sistema (climatización)”. La solución final, concluye el texto, puede ser “una combinación de opciones”.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats