Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En clase, hasta con gorro y guantes

“Tenemos razones para quedar en casa, las aulas están por debajo de las temperaturas permitidas, pero aguantamos por responsabilidad”, claman los profesores contra el frío

Temperatura en una clase del IES Cuenca del Nalón, en Langreo.

Temperatura en una clase del IES Cuenca del Nalón, en Langreo.

En el instituto Cuenca del Nalón, en La Felguera, los alumnos toman apuntes con guantes en las manos. Y durante las cinco horas de jornada lectiva que tienen no se quitan ni una sola capa de abrigo. Necesitan estar bien forrados, con bufanda y gorro, para soportar los siete grados

“Razones para quedarnos en casa tenemos, porque la normativa dice que las aulas no pueden estar a menos de 17 grados. Así que aguantamos por responsabilidad y de eso se aprovecha la consejería de Educación”, protesta Paco Muñoz, docente en el instituto Alfonso II de Oviedo. Ayer, en su centro, la temperatura era “un poco mejor” a la de días anteriores: 14 grados. Aun así, añade, a veces el frío es “insoportable”. En Cangas del Narcea, en el colegio rural agrupado de Santana, lo están pasando especialmente mal. Su director, Martín Arias, asegura que las aulas están “por debajo de la temperatura permitida”. Los profesores registraron ayer con un termómetro una mínima de 7,3 grados. “Tuvimos que subir la potencia de la calefacción y ventilar menos. Es imposible tener las ventanas abiertas todo el rato. ¡Los niños no se pueden congelar! Están con chaquetas y aguantan como pueden”, señala.

Los centros reducen la ventilación en las aulas para “evitar congelarnos”

decoration

También en Cangas, Dulce Menéndez, directora del colegio Verdeamor, cuenta que el primer trimestre “lo fuimos llevando”, pero que ahora el frío está apretando. En su caso, también han tenido que aumentar la potencia de la calefacción. “Venimos más abrigados. Aunque también es verdad que a lo largo del día, y con sol, la situación va mejorando. Y en vez de tener las cuatro ventanas abiertas, ahora solo dejamos dos batientes”, apunta.

De igual forma, en Oviedo, en el colegio La Ería, combaten las bajas temperaturas con más horas de calefacción. Aunque no niega que se pasa frío, la directora, Inmaculada Arigita, insiste en que es lo que toca. “Hay que extremar la precaución; estamos en la tercera ola”, avisa. “El lunes estaba más frío y los niños estaban con el abrigo en clase. Pero hoy –por ayer– el ambiente está más templado. Lo que está helada es el agua del grifo. Nos lavamos las manos por lo menos tres veces a lo largo de la mañana y es horrible. Yo les pido a los niños que se pongan los guantes tras la higiene o que se aproximen a la calefacción”, manifiesta. Ana Gloria Blanco, directora del instituto Padre Feijoo de Gijón, también cree que es momento de resignarse: “Todo el mundo asume que hay que abrir y que, como hace mucho frío estos días, hay que abrigarse lo que cada uno necesite. Por nuestra parte, mantenemos encendida la calefacción durante mucho tiempo”.

Entre las familias abundan las quejas, sobre todo desde esta semana, según la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos “Miguel Virgós”. Algunos progenitores, como María José González, de la AMPA del colegio Narciso Sánchez de Olloniego, ven bien que se ventilen las aulas lo necesario para que sus hijos no se contagien, pero no que “la Consejería no quiera invertir en purificadores de aire”.

Cañones de calor en La Corredoria

Con abrigos gruesos, mantas y hasta batamantas. Así acudió ayer a clase una parte del medio centenar de alumnos de tercer curso de Infantil del colegio público de La Corredoria I, afectados desde el pasado viernes por un fallo en la calefacción de sus aulas. La directora del centro, Beatriz Fernández, atribuyó los problemas a las congelaciones que sufre la caldera por las heladas impidiendo su puesta en marcha con la suficiente antelación para climatizar las instalaciones. La situación genera malestar entre los padres, a los que el colegio trató de tranquilizar anunciando la colocación de cañones de calor para calentar el equipamiento mientras se busca una solución a largo plazo para el sistema calefactor.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats