Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería asturiana reclama un plan de rescate similar a los que tuvo el automóvil

El sector exige, junto con Hostelería de España, ayudas a fondo perdido, reducción del IVA al 4% y una nueva planificación de impuestos

Los concursos caen un 1,4 % en 2020, pero repuntan en diciembre más del 13 %

La hostelería se muere. Así de rotundo es el sentir en el sector, que entiende que las medidas adoptadas hasta ahora tanto por el Gobierno central como por el regional son “claramente insuficientes”, teniendo en cuenta que es“la cabeza de turco que está pagando las mayores consecuencias económicas” del

Un informe reciente de Hostelería de España indica que los cierres y las medidas restrictivas impuestas al sector se traducirá en la pérdida de aproximadamente el 30 por ciento de los negocios si no van acompañadas de ayudas económicas y fiscales, que de momento son “muy insuficientes o inexistentes”.

La patronal baraja cifras nacionales y según sus cálculos, si no se ponen en marcha ayudas directas con carácter inmediato, el sector perderá en el conjunto del país más de un millón de empleos (directos e indirectos) y el cierre de unos 100.000 establecimientos hasta el primer trimestre del año, es decir, durante el año que ya dura la pandemia. Al cierre de 2020 se habían perdido ya unos 85.000.

Asturias carece de cifras actualizadas, aunque en una aproximación realizada por la patronal Otea se calculaba que en 2019 había algo más 8.400 negocios. No se sabe si los que no han abierto están esperando a que pasen las restricciones o si es que no abrirán más, aunque la percepción es que “muchos ya no podrán abrir más y algunos que han abierto cerrarán. Las deudas ahogan”, aseguran desde la asociación empresarial.

El sector reclama un plan de rescate urgente en coordinación con las comunidades autónomas y los ayuntamientos. “¿Por qué otros sectores, como el del automóvil, ha recibido ayudas y un plan de rescate y la hostelería y el turismo no, cuando supone un elevado tanto por ciento del PIB y millones de empleos?”, plantean desde el sector. También reclama la moratoria automática, con ampliación de los periodos de carencia de la devolución de los principales créditos, y la modificación de la regulación de alquileres, para que se tengan en cuenta los toques de queda, estado de alarma, pandemia y situaciones similares.

Los hosteleros también reclaman extender los expedientes de regulación de empleo (ERTE), aumentando la cobertura y simplificando su gestión, y que además se derogue la cláusula que obliga a mantener el empleo en los seis meses siguientes a la reanudación de la actividad. O al menos que, si se despide a algún trabajador, sólo se tengan que devolver las exenciones de sus cotizaciones, y no las de la totalidad de la plantilla.

Los datos

-La importancia del sector en cifras. Asturias tenía a finales de 2019 algo más de 8.400 negocios de hostelería y turismo, con más de 30.000 empleos (directos e indirectos) en Asturias y próximo a representar el 11% del PIB, con una aportación económica a final de ese mismo ejercicio, justo antes de la pandemia, superior a los 2.300 millones de euros.

-Las ayudas en Europa. Alemania ya puso en marcha el año pasado ayudas directas por importe superior a 10.000 millones de euros, además de importantes reducciones de IVA y medidas de fomento de la demanda. Francia aprobó bonos al consumo y ayudas directas de 10.000 euros por establecimiento.

-El fondo del Principado. El Ejecutivo regional ha previsto un fondo de 100 millones de euros en el presupuesto de 2021 para los sectores afectados por las restricciones que provoca el covid-19. La hostelería quiere negociar con el Gobierno regional los criterios de reparto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats