Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sanidad asturiana sufrirá un déficit de 230 enfermeras en tres años

El colegio profesional propone mejorar las condiciones laborales del colectivo y bajar la exigencia de nota de las facultades

Asturias tendrá un déficit de 230 profesionales de enfermería en los próximos tres años. Actualmente, las bolsas de empleo están vacías y las 900 bajas que se prevé que se producirán hasta 2024 por enfermedad y jubilación no se cubrirán con los 670 titulados que saldrán de la Universidad en este período.

Esta es una de las principales conclusiones del informe elaborado por el Observatorio de la Enfermería y Cuidados de Asturias (OECA) sobre la demografía sanitaria del colectivo, que ayer fue presentado por la junta directiva del Colegio de Enfermería de Asturias y el director técnico del estudio, el sociólogo Juan F. Hernández Yánez.

Asturias tiene en torno a 6.800 enfermeras colegiadas en activo. De ellos, 820 (12 por ciento del total) tienen entre 60 y 64 años, lo que significa que, previsiblemente, se jubilarán en los próximos cuatro años. Si se suman las jubilaciones anticipadas más las bajas por otras causas, como el traslado a otra comunidad autónoma (actualmente en el entorno de 40 al año), el estudio cifra en al menos 900 las bajas en las plantillas de enfermeras que se van a registrarse entre 2021 y 2024.

Pleno empleo

Actualmente, hay 670 alumnos matriculados en las dos facultades de la región que imparten el grado de Enfermería (Oviedo y Gijón). En el mejor de los casos serán 670 las enfermeras que salgan en ese periodo. De este modo, concluye el estudio, se obtiene un saldo negativo de 230 efectivos, casi 60 vacantes al año que no se podrán cubrir con las egresadas del sistema educativo. “La enfermería asturiana está en situación de pleno empleo técnico”, destaca el Colegio de Enfermería de Asturias.

La corporación propone varias medidas. Entre ellas, a corto plazo, “convertir en interinos a los profesionales que estén ocupando con contratos temporales plazas estructurales, es decir, puestos de trabajo que cubren necesidades asistenciales permanentes”. Y a medio y largo plazo, plantea “mejorar la producción de profesionales de enfermería”, dado que Asturias es “una de las comunidades autónomas con menor tasa de estudiantes del gremio en relación con su población”. Las notas de corte de EBAU de las facultades de Oviedo y Gijón son la tercera y la cuarta más altas de los 29 grados impartidos por la Universidad de Oviedo.

Compartir el artículo

stats