El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha querido matizar a través de su cuenta de Twitter comentarios que supuestamente se le atribuyen por el cierre perimetral en diversos puntos de la región.

"Hay cosas que, por mucho que se repitan, no se convierten en verdad. Es falso que el Gobierno de Asturias o yo mismo dijéramos que el cierre perimetral de concejos “no sirvió para nada”. Jamás se dijo eso y abro hilo para explicar porqué ahora hay que cerrar perimetralmente. Dije: “el cierre perimetral no es tan eficaz como se pensaba”. Y era así. Cuando se instauró se pensó que por sí mismo se iba a reducir rápidamente la incidencia y no fue así, ¿por qué? Porque al no cerrar la hostelería y otras actividades, la gente seguía interaccionando. Es decir, la suma de cierre perimetral y cierre de hostelería u otras actividades, sí dieron resultado. Así planteados de forma conjunta. Pero además ahora los cierres perimetrales son imprescindibles porque no se cierran actividades en toda Asturias, se cierran por concejos. Ahora ya no vamos a cerrar actividades en toda Asturias. Ahora se cerrará en cada concejo, de acuerdo a los datos objetivos epidemiológicos. Por ello, de nada sirve cerrar la hostelería u otra actividad en un concejo si no aislamos a ese concejo del resto. Es decir, ahora el cierre perimetral es absolutamente imprescindible como una medida más de las que se aplicarán conjuntamente a aquellos concejos que, por su situación epidemiológica, así lo requieren. Son medidas que se aplican en bloque para controlar la incidencia", ha explicado Barbón.

El Gobierno de Asturias implantará a partir de la próxima semana una estrategia de medidas restrictivas basadas en criterios demográficos e indicadores de riesgo con el objetivo de reforzar la protección de la ciudadanía frente al coronavirus y anticiparse al recrudecimiento de la pandemia. Esta nueva resolución que ha elaborado la Consejería de Salud incluye cierres perimetrales de concejos, la clausura del interior de los establecimientos de hostelería y reuniones de un máximo de cuatro personas en aquellos municipios que superen determinados umbrales de incidencia establecidos a 14 días y los de trazabilidad de la transmisión del virus. Esta decisión, que se adopta tomando en consideración que el alcance de la epidemia es todavía desigual en las distintas áreas geográficas, conllevará la monitorización diaria de los diferentes concejos.

Con este sistema, el Principado pretende obtener "la precisión de un bisturí" para frenar el impacto del virus, tal como ha explicado el presidente, Adrián Barbón.