Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos fiscales con covid y una decena más en cuarentena, incluida la fiscal superior

Malestar en uno de los Juzgados de lo penal después de que el viernes se celebrase un juicio con uno de los infectados sin que se les avisase

Salida de los Juzgados de Oviedo. | Luis Vega

Salida de los Juzgados de Oviedo. | Luis Vega

Los Juzgados estaban evitando el azote del covid-19 de forma bastante eficiente, pero se ha producido un nuevo problema en la Fiscalía, como ya ocurrió el pasado mes de septiembre con el juicio de Asturpharma. Dos fiscales están infectados de covid y otra decena de ellos, incluida la Fiscal Superior, Esther Fernández, han tenido que ponerse en cuarentena. La culpa la tiene un curso celebrado la semana pasada, al que acudieron la mayoría de los aislados, junto a uno de los infectados. La Fiscalía señala que, aunque el curso “se celebró cumpliendo en todo momento con las medidas de protección sanitaria, dado que la jornada lectiva se prolongó durante varias horas, se recomienda el aislamiento de todos los asistentes”. Además, indica la Fiscalía, “tres habían tenido contacto estrecho con uno de los positivos fuera de la Fiscalía y un cuarto comparte despacho con él en la sede de Oviedo, desinfectada este fin de semana”.

Por ello ha tenido que suspenderse el juicio previsto en la mañana de ayer en el Juzgado de lo penal número 3 de Oviedo contra el exgerente de Sogepsa José María Quirós, por un delito de prevaricación, al ser imposible sustituir al fiscal encargado del mismo, por la especialidad y complejidad de la materia. El juicio ha vuelto a ser señalado para más adelante. Los fiscales confinados continuarán trabajando en sus domicilios utilizando los medios tecnológicos de los que se dispone para atender todos los servicios en la medida de lo posible. Y se seguirá rigurosamente el criterio de servicios considerados esenciales para que todos ellos queden cubiertos y sean atendidos de forma prioritaria, como comparecencias de prisión, violencia de género, tutela de derechos fundamentales o juicios con preso, entre otros, en los que estará garantizada la asistencia del Ministerio Fiscal. El resto del trabajo se reorganizará atendiendo a la situación actual, intentando alterar lo menos posible el funcionamiento de los juzgados y de la propia Fiscalía, hasta que la situación de normalice y sin descartar que deban solicitarse suspensiones. Debe tenerse en cuenta que la plantilla de la Fiscalía es de 27 personas en Oviedo. Este brote de covid afecta casi a la mitad del personal.

Lo cierto es que hay cierto malestar en al menos uno de los Juzgados de lo penal de Oviedo por el hecho de que el pasado viernes se celebrase un juicio con uno de los infectados sin que se avisase a la jueza y al personal de este órgano judicial, con el consiguiente riesgo de que todos resultasen infectados.

Juanjo Azcano, de CC OO, indicó que ha habido “algún contagio, pero lo cierto es que han sido pocos casos a lo largo de casi un año”. Para este dirigente sindical, “deben extremarse todas las precauciones, haber un control férreo de las asistencias a las vistas y una ventilación adecuada, y no puede escasear el material de protección, mascarillas, gel, pantallas o mamparas”.

En algunas regiones, como la Comunidad Valenciana, los jueces van a exigir mayores controles ante la gran cantidad de juicios que se están suspendiendo con la excusa del covid. En Asturias “los efectos del covid no se están viendo”, cree el magistrado Julio Martínez Zahonero, delegado de “Jueces para la Democracia”. “Se están reforzando las jurisdicciones mercantil, social y contenciosa, pero se ha parado el golpe del covid, no ha llegado una avalancha provocada por el covid. Quién sabe qué ocurrirá en unos meses”, cree Zahonero. Los controles, añade, son efectivos en sedes como Oviedo o Gijón, algo que no está muy seguro que ocurra en las sedes pequeñas.

La magistrada Carolina Serrano, responsable de APM en Asturias, cree que los controles están funcionado en la Justicia de la región y que el caso de la Fiscalía es “puntual”. Eso sí, admite que hay algún problema con las salas de vistas y los juicios grandes.

Compartir el artículo

stats