Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Titi logra que Barbón le reciba: "Le conté lo que piensa la calle"

El hostelero que protesta 12 horas diarias delante de la Junta dejará este viernes de hacerlo "con la conciencia tranquila" y una incipiente neumonía

Raúl Suárez, de La Bellota, sirve un menú elaborado por su mujer Susana Fernández a Titi Sánchez, en Oviedo. | M.R.

Raúl Suárez, de La Bellota, sirve un menú elaborado por su mujer Susana Fernández a Titi Sánchez, en Oviedo. | M.R.

Fue un encuentro cordial y dio de si lo esperado: nada nuevo. Pero a Titi Sánchez le ha prestado en el alma porque era uno de sus objetivos: transmitir personalmente al presidente del Principado, Adrián Barbón, su malestar y desasosiego por la crisis que atraviesa como hostelero debido a las restricciones aplicadas por el gobierno regional para hacer frente al coronavirus, y que tienen en bares y restaurantes uno de los sectores más damnificados.

Tras tomarse un café con el Presidente regional, Titi Sánchez piensa ahora en “pedir la cuenta”. Es decir, dejar su singular, llamativa y, sobre todo, exigente forma de pelear por lo suyo.

“Por supuesto no esperaba salir de allí con nada ni lograr que se levantaran las medidas, solo quería decirle en persona lo que pienso y lo logré”, cuenta Sánchez, quien este miércoles suma 17 días plantado delante de la Junta del Principado, en Oviedo, metido en una caja protesta (12 horas diarias) para reclamar apoyo al sector, al que no le salen las cuentas desde que el pasado marzo comenzó la pandemia del covid.

Ya estuvo allí plantado –en el cruce de las calles Fruela y Principado, un punto que se divisa fácilmente desde la sede de la Presidencia regional, a un puñado de metros– entre noviembre y diciembre, cuando se decretó el cierre de la hostelería durante la segunda ola de la pandemia.

Entonces envió varios mensajes a Adrián Barbón, sin éxito. Pero ahora, el presidente del Principado accedió a entrevistarse con él, a “tomar un café informal” en el que conocer de primera mano el sentir del hostelero: “Le conté lo que yo pienso y lo que piensa la calle. Estar en esta caja me ha dado un amplio conocimiento de cómo anda la gente. Muy perdida y desconcertada con tanto cambio de medidas”.

Eusebio Sánchez, veterano hostelero de Siero y padre de Titi Sánchez, visitando a su hijo en Oviedo.

Fue el pasado martes en torno a mediodía cuanto Titi Sánchez recibió la visita de un miembro del gabinete del presidente del Principado, quien le preguntó si tenía algún problema en acercarse hasta el edificio a tomar un café con Barbón. Aunque fue sorpresa, el hostelero sierense tenía esperanza en que se produjera tal oportunidad, pues en ella había trabajado en los últimos días.

No lo dudó y abandonó su caja protesta sobre la marcha, pues la reunión tuvo lugar bastante cerca, ya que la sede presidencial está justo al lado del edificio de la Junta General junto al que está instalado Titi Sánchez.

“Yo le dije que no molesto a nadie ni me he metido con nadie. Que estoy plantado aquí en plan tranquilo, solo para reivindicar lo que considero que es de justicia para mí”, explica. El hostelero echó una hora aproximada con Adrián Barbón, quien le aseguró que tomaba nota de sus peticiones. “También vino a decir que la ayuda económica que pedimos los hosteleros requiere de un gran pacto nacional que pueda dar cobertura a todo”, abunda Sánchez. Este le transmitió su malestar por el impacto de las medidas en la hostelería. “Pero también que soy consciente de que tiene una buena papeleta que solucionar, que le ha caído una buena. Aunque es lo que le toca”.

Titi superará esta semana las 300 horas plantado delante de la Junta, una forma de protestar que le ha servido para tener la conciencia tranquila por pelear por lo suyo y que ha coronado con una entrevista con Barbón, en persona, que muchos querrían para si. Ahora piensa en dejar su caja protesta, porque más ya no puede lograr. Aparte de que tiene una incipiente neumonía.

Será el próximo viernes cuando “pida la cuenta”.

Compartir el artículo

stats