La presidenta regional del PP, Teresa Mallada, y el alcalde popular de Oviedo, Alfredo Canteli, coincidieron ayer en criticar “los bandazos” del Gobierno regional a la hora de tomar medidas para tratar de frenar los contagios de coronavirus en la región. Lo hicieron en un encuentro celebrado en el consistorio ovetense para analizar el impacto del cierre perimetral y el resto de restricciones impuestas por el Principado desde este jueves a la capital asturiana. El encuentro tuvo lugar un día después de que Canteli arremetiese, en LA NUEVA ESPAÑA, contra el Ejecutivo autonómico. “No entiendo el cierre, parece que querían enganchar a Oviedo”, apuntó el miércoles el regidor ovetense, al que el director general de Salud Pública, Rafael Cofiño, respondió casi 24 horas después, asegurando que las restricciones se tomaron “por criterios técnicos transparentes y abiertos”.

Para Teresa Mallada, las últimas decisiones tomadas por el equipo de Barbón carecen de una previsión y un análisis sosegado previo. “Está instalado –el presidente regional– en la improvisación permanente y arrastra con él a todos los asturianos que no saben a qué atenerse, especialmente a los sectores afectados por sus restricciones”, declaró la líder regional de los populares, que coincidió con Canteli en afear al Principado la falta de consenso con los ayuntamientos a la hora de tomar las medidas.

La portavoz del grupo parlamentario popular en la Junta lamentó que con el gobierno actual los asturianos “no saben a qué atenerse, especialmente los afectados por sus restricciones” y mostró sus dudas en que las medidas tomadas cuenten con el suficiente respaldo técnico. “Confío en que los requisitos para establecer los cierres de los municipios estén basados únicamente en criterios científicos, que desconocemos, pero lo cierto es que los cambios de última hora que realizó el Ejecutivo ofrecen, cuanto menos, poca confianza”, subrayó la diputada autonómica.

El fondo de rescate de cien millones de euros incluido en las cuentas regionales fue otro de los asuntos tratados por Mallada y Canteli. “Lo mínimo exigible es que si tomas medidas tan duras, que ponen en riesgo la supervivencia de muchos pequeños negocios y autónomos, dispongas en paralelo las ayudas económicas correspondientes”, indicó Mallada, calificando como “absolutamente intolerable” que los grupos políticos que aprobaron los presupuestos del Principado –PSOE, Podemos, Cs, IU y Foro– se sienten a negociar el día 21 de enero la manera de ejecutar unos fondos que en su día dijeron que estarían disponibles a principios de año. “¿Qué negociaron entonces?”, se pregunta la líder popular.

Valoración individualizada

Por su parte, el director general de Salud Pública, Rafael Cofiño, respondió a las críticas de discriminación manifestadas por el alcalde de Oviedo por el cierre y la aplicación de medidas más restrictivas en Oviedo que en Gijón. “Hay un criterio técnico tras la adopción de las medidas. Los municipios se han mostrado muy satisfechos con la valoración individualizada, porque la situación epidemiológica es diferente en cada una de ellos”, sostuvo Cofiño en una defensa a ultranza de los parámetros tenidos en cuenta. “Los criterios son transparentes, abiertos, están presentados y disponibles, y si hay cualquier cuestión técnica que quiera matizar, su equipo técnico puede ponerse en contacto con nosotros”, destacó el director general.