DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Demasiados baches en el Camino del Norte

La ruta jacobea costera acumula años sin que se reparen sus múltiples puntos negros, un problema que se suma al temor a las restricciones sanitarias en año santo: en 2020 los peregrinos bajaron un 80%

El Camino del norte, a su paso por el concejo de El Franco.

El Camino del norte, a su paso por el concejo de El Franco. LNE

El Camino del Norte, en su tramo por la costa asturiana, es una cruz para los peregrinos. A las restricciones por la pandemia hay que sumar otros factores, como el mal estado de varias zonas del Camino del Norte. La agrupación asturiana de asociaciones jacobeas trasladó a la Dirección General de Cultura ya en octubre de 2016 el “Libro Blanco del Camino de Santiago” tras la declaración por parte de la Unesco de los Caminos del Norte como Patrimonio de la Humanidad en 2015. Ese documento ya recogía 80 medidas concretas en torno a diferentes ejes donde se atendía a la protección del Camino, la seguridad y la señalización. Cinco años después, y coincidiendo con el año jacobeo, las asociaciones asturianas están a la espera de que desde Cultura les den una respuesta detallada sobre su plan de erradicación y corrección.

Así las cosas, en pleno año jacobeo el Camino del Norte sigue acumulando 27 puntos de gran peligro para los peregrinos, en un año en el que se preveía, en un principio, un aluvión de gente transitando por estas rutas jacobeas. Ahora la magnitud de ese aluvión depende de la situación sanitaria y las restricciones.

La pandemia de covid-19 no pudo del todo con los peregrinos que año tras año completan las diferentes etapas del Camino del Norte, que discurre por la costa asturiana, para obtener la ansiada Compostela en su llegada a Santiago. Sin embargo, las restricciones en cuanto a la movilidad provocaron que la cifra de viajeros descendiese hasta en un 80% en 2020 con respecto al año anterior. En total, el año pasado la oficina de acogida al peregrino contabilizó 3.716 personas; es decir, aquellas que obtuvieron la compostela, ya que hay otros que hacen igualmente el Camino pero optan por no solicitar los sellos que demuestren su gesta de haber completado al menos 100 kilómetros de ruta jacobea. Esta cifra es muy inferior a la de 2019, cuando hubo 19.019 peregrinos.

El mes más concurrido en el Camino del Norte fue agosto, con 1.803 peregrinos, seguido de septiembre, con 743, y julio, con 600. Completan el listado los meses de octubre (307), enero (101), febrero (60), noviembre (51), marzo (49) y diciembre, con tan solo un peregrino registrado. En abril y mayo, meses en los que la población estaba confinada, no se registró obviamente a ninguna persona que obtuviese la compostela. El año pasado, las previsiones de la agrupación asturiana de asociaciones jacobeas estimaba que habría más de 20.000 peregrinos, quienes optarían por adelantar la caminata hasta Santiago de Compostela para evitar las aglomeraciones del año jacobeo. Sin embargo, la cifra oficial registrada dista mucho de las previsiones previas a la pandemia.

En 2021, año jacobeo, los cálculos de la Xunta de Galicia prevén que alrededor de 200.000 personas lleguen a Santiago de Compostela a través de las diferentes rutas. No obstante, esta cifra también puede verse mermada debido a que las restricciones en la movilidad siguen presentes y a que desde el Vaticano optaron por ampliar el año jacobeo hasta 2022 precisamente por la pandemia de covid-19.

De poder producirse, el aluvión de peregrinos que se prevé para este año supondría un rédito extra para muchos negocios hosteleros y hoteleros de las localidades por donde transcurren los diferentes caminos de Santiago. Y mientras tanto, el del Norte, a su paso por Asturias, mantiene sus puntos negros sin reparar.

Compartir el artículo

stats