DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alerta por el nivel de los ríos, al límite en Pravia, Oviedo y Cangas del Narcea

El agua daña el puente de acceso a La Rebollada (Somiedo) y aísla por un día a 40 vecinos | La carretera, inundada en Quinzanas (Pravia)

Preocupación por los ríos, al límite en Pravia, Oviedo y Cangas del Narcea Miki López

Jornada límite en la cuenca Nalón-Narcea. Las precipitaciones de los estos días unidas al deshielo, acelerado por la subida de temperaturas y la lluvia, han propiciado la crecida de ambos ríos, llegando a salirse en puntos como Quinzanas (Pravia) y alcanzando el límite de alerta en Corias (Cangas del Narcea) y Trubia (Oviedo), entre otros. Además, el pueblo de La Rebollada (Somiedo), con 40 habitantes, ha quedado aislado debido a que el reguero Las Ollas rebasó y dañó el puente de acceso a la localidad. Esperan que hoy esté listo un paso provisional. La evolución de los ríos y la previsión de más lluvia activó ayer la fase de emergencia del Plan Especial de Protección Civil ante Inundaciones del Principado de Asturias (PLANINPA). Esta mañana, el nivel de alerta ha vuelto a bajar a la fase de premergencia, a la vista de la evolución del nivel de los ríos, ninguno en alerta y de las previsiones meteorológicas para las próximas horas.

El río Narcea estuvo en alerta durante todo el día, aunque con tendencia estable en las últimas horas de la tarde por el cese de las precipitaciones. La preocupación estuvo centrada, sobre todo, en Quinzanas (Pravia), donde el cauce se salió a la altura del puente e inundó la carretera al alcanzar casi los tres metros de altura en la crecida, según los datos de las estaciones de medición de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC). También estuvo en niveles de prealerta en Requejo (Salas) y Puente San Martín (Belmonte de Miranda).

Un terreno anegado en Cangas del Narcea. | D. Á.

Al paso del Narcea por Cangas del Narcea, en Corias, sobrepasó el límite de los 2,90 metros tras una mañana de crecida constante. La fuerza del caudal de los ríos hizo que en la villa canguesa, en el punto en el que se unen el río Narcea y el río Luiña, este último se haya desbordado hacia una de las entradas del Prao del Molín, imposibilitando el paso por esa zona bajo el puente Romano.

También el río Nalón mantiene la atención de las autoridades. El cauce dio nivel de alerta en Grullos, Candamo, y en el punto de medición su afluente el río Cubia, en Grado, aunque la tendencia fue estable a partir de las tres de la tarde. Además, en Trubia (Oviedo) se activó el nivel de prealerta por riesgo de inundaciones en el municipio, por lo que se mantendrá una especial vigilancia de su evolución, así como en otros cauces hídricos.

Policía Local, Bomberos y Protección Civil estarán pendientes de los puntos más complicados próximos a núcleos de población, o que puedan afectar a los transportes y comunicaciones. Trubia es lo que más preocupa por su mayor exposición ante una posible crecida.

Protección Civil pendiente del Nalón en Trubia.

Los afluentes también produjeron problemas en los concejos asturianos. En Somiedo, los vecinos de La Rebollada están aislados debido a que el reguero Las Ollas se desbordó llevando el puente ubicado en el vial de acceso a la localidad, que comunica con la carretera SD-2 a través de Robledo. Es la única vía de acceso para los 40 vecinos censados. El Alcalde, Belarmino Fernández (PSOE), avanzó ayer que las labores para reestablecer la conexión estarán listas hoy y consistirán en la construcción de una zanja para poner unas planchas de hierro como paso provisional. Además, el concejo recibió el compromiso de la dirección general de Administración Local para proyectar un nuevo puente. “Va a ser muy costoso y hay urgencia porque es el único acceso del pueblo, no hay una pista ni nada, por eso pedimos ayuda y nos han manifestado su disponibilidad para ayudar en la solución”, comentó el regidor somedano. La zona está balizada y hay avisos del corte del vial.

Carretera inundada en Quinzanas.

Por último, el agua también complicó el día a los vecinos de Quinzanas de Abajo, en Pravia, donde se desbordaron cuatro regueros inundando por completo las calles del pueblo, aunque por suerte no se produjeron grandes daños. Eso sí, los vecinos de la localidad denuncian su hartazgo y apuntan a que se debe a la falta de limpieza y mantenimiento de los pequeños cauces, que se colmatan e impiden el discurrir del agua.

Compartir el artículo

stats