Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre de Lena golpea a Pajares: limita su uso a los 500 esquiadores federados

Las restricciones provocan que la estación lenense, la única abierta en Asturias, solo pueda recibir deportistas con licencia y vecinos del concejo

Esquiadores hacen cola en el telesilla del Brañillín. | A. Velasco

Esquiadores hacen cola en el telesilla del Brañillín. | A. Velasco

Las limitaciones de aforo derivadas del covid ya habían dejado a Valgrande-Pajares como una estación familiar esta temporada. Pero la entrada en la situación “4 Plus” de municipios como Oviedo, Gijón, Mieres o Avilés, con el cierre perimetral asociado, conlleva que el vetusto y emblemático complejo del concejo de Lena, al que también se le aplican desde hoy las medidas más restrictivas, se quede como una estación de andar por casa. Y nunca mejor dicho. Porque solo podrán esquiar allí los vecinos de Lena, además de otro medio millar de personas que están federadas y que entran dentro de las excepciones para saltarse la movilidad.

La temporada de esquí en Asturias está cada vez más patas arriba. Primero fue el retraso en la apertura de las estaciones, que pese a tener nieve vieron cómo el Gobierno regional aplazaba hasta después del fin de año su apertura, intentando garantizar una situación epidemiológica más estable. Y cuando se anunció la apertura, llegaba otro varapalo: la limitación de aforo. El Principado dejaba únicamente asistir a 1.200 esquiadores por jornada en Pajares y a 1.000 en Fuentes de Invierno.

El 4 de enero, fecha en la que se estrenaba la campaña, solamente el complejo lenense pudo levantar la persiana. La fatalidad en forma de alud se cobraba el 1 de enero la vida de dos trabajadores de Carreteras en el puerto de San Isidro. Todavía hoy se busca bajo la nieve el cuerpo de Virgilio García, uno de los operarios accidentados. Desde la fecha del fatal suceso, la carretera sigue cerrada al tráfico, lo que impide que Fuentes de Invierno, la otra alternativa para esquiar en Asturias, haya podido estrenar pistas, al carecer de acceso alternativo desde Asturias.

Se prevé un aumento de las inscripciones de aficionados en la Federación para saltar el perímetro

decoration

Esta tercera ola de la pandemia también ha tenido su efecto en el sector del esquí. Los cierres perimetrales por concejos que ha ido dictando el gobierno autonómico han limitado aún más el aforo de Pajares, y más desde hoy, cuando se cerrará el concejo de Lena durante 15 días. La estación lenense, que seguirá abierta, solamente podrá acoger a vecinos del concejo, que en el montante total de esquiadores a lo largo de la temporada suponen un porcentaje residual respecto al resto de orígenes de los deportistas. La otra opción para poder esquiar en Pajares es ser deportistas federado. Y actualmente en la Federación de Deportes de Invierno del Principado de Asturias apenas figuran 500 personas, la mitad que la pasada temporada, cuando la aparición del covid también cercenó la temporada de esquí casi a la mitad.

Es la única excepción que permitiría saltarse las prohibiciones y restricciones de movilidad, ya que tal y como viene especificado en el Boletín Oficial, una de las causas para poder moverse es practicar deporte a nivel federado. Por el momento son medio millar las personas que podrían acudir a la estación lenense. Pero en pocos días podrían ser más. Y es que esquiadores consultados por este diario creen que la conocida picaresca española podría traer un aluvión de licencias federativas para poder subir a esquiar a Pajares. “Yo me voy a federar, lo tengo claro. Habiendo nieve no tengo pensado quedarme en casa”, afirma un usuario de fuera del concejo que no quiere revelar su identidad.

Más allá de turistas que llegan de Castilla y León, Galicia o Madrid, además de Portugal, la estación lenense se nutre especialmente, en cuanto a usuarios, de los vecinos de las grandes capitales asturianas: Oviedo, Gijón o Avilés. Y desde hace una semana, estas ciudades han venido cerrando sus perímetros a causa de la elevada incidencia del coronavirus. Los aficionados a la nieve se van a tener que quedar en sus casas salvo que estén incluidos en las excepciones citadas. Así, Valgrande-Pajares, con casi 70 años de historia a sus espaldas, será estos días una estación de andar por casa.

Compartir el artículo

stats