Una investigación de la Universidad de Oviedo y el Servicio Regional de Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida) ha probado los beneficios de instalar cajas nido para aves insectívoras en los cultivos de manzano de sidra de Asturias.

Y es que las aves que anidan en las cajas capturan gran cantidad de artrópodos para alimentar a sus polluelos, reduciendo la incidencia de insectos plaga en los manzanos. El estudio ha sido publicado en la revista especializada “Journal of Applied Ecology”.

Los investigadores recomiendan, por tanto, que se fomente la instalación de cajas nido. “Nuestro objetivo era proporcionar a los agricultores herramientas de intensificación ecológica, es decir, darles fórmulas para mantener su productividad fomentando los servicios ecosistémicos que brinda la biodiversidad”, señala Daniel García, biólogo y profesor de Ecología de la Universidad de Oviedo, y coautor del estudio junto a Marcos Miñarro y Rodrigo Martínez-Sastre, también biólogos e investigadores del Serida.

El grupo instaló más un centenar de cajas nido en 12 fincas diferentes, comprobando que las aves ocupaban casi un tercio de las mismas, y por todas las fincas. Emparejando estas fincas con otras equivalentes pero sin cajas, evaluaron el efecto insecticida de las aves nidificantes. Así demostraron un mayor control de plagas en las fincas con cajas nido que en las fincas sin estas.