DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cierres perimetrales de los concejos por las restricciones de urgencia del covid ahogan al comercio minorista

Las ventas en los negocios de la zona centro de Asturias se resienten por la limitación en la movilidad entre municipios

Ambiente de comercios cerrados en Oviedo.

Ambiente de comercios cerrados en Oviedo. Irma Collín

Los cierres perimetrales están afectando de lleno en la facturación de los pequeños comercios del centro de Asturias. Las limitaciones en la movilidad entre municipios limítrofes -el último concejo que se va a enfrentar al cierre será Salas- repercuten directamente en las cajas de estos establecimientos, cuyos horarios no han variado con las últimas restricciones aprobadas por el Principado, pero sus ganancias han bajado más de un tercio desde mediados de mes.

Ignacio del Río, presidente de la Asociación Comercio de Oviedo admite que los cierres perimetrales “nos están afectando bastante porque a la gente no se le permite moverse de un sitio a otro. A Oviedo venían de Siero, de Grado y Mieres e incluso gente de Gijón y Avilés. De una semana para aquí ha parado bastante la venta, en general, mucho más del 30% con respecto al año pasado”.

Enero suele ser un mes bueno para el comercio minorista gracias a las ventas durante la campaña de rebajas. Sin embargo, este año las cifras no se acercan, ni mucho menos, a las del año pasado. Se dan circunstancias curiosas en este sentido en las limitaciones de la movilidad. Por ejemplo, los lugonenses no pueden acceder a Oviedo a hacer sus compras por el cierre perimetral, a pesar de que están más cerca de la capital del Principado que de Pola de Siero, la capital de su concejo. Más de lo mismo ocurre en la Comarca de Avilés, donde los límites entre concejos suponen un freno en las ventas del comercio avilesino, con gran actividad entre los municipios.

El gerente de la Unión de Comerciantes de Avilés y Comarca (UCAYC), José Antonio Álvarez Menéndez, argumenta que “Avilés y sus alrededores son una ciudad vertebrada aunque administrativamente sean concejos distintos. Creemos que hubiese sido más efectivo un cierre comarcal. Villalegre (Avilés) está pegado a Las Vegas (Corvera). Me parece una tontería que se limite la movilidad entre concejos porque el virus no creo que entienda de fronteras”.

Por ello, desde la UCAYC consideran que lo más idóneo sería un cierre perimetral comarcal, que permitiese el movimiento de los vecinos de Corvera, Castrillón y Gozón hasta Avilés y viceversa porque “somos una ciudad continuada y este cierre nos parece un canto al sol”, añade Álvarez Menéndez. El gerente de la UCAYC admite que el cierre perimetral de los concejos de la comarca avilesina supone una merma en los ingresos de los pequeños comercios. “Impide que vengan clientes de otros territorios, incluso de concejos limítrofes, cuando siempre fue tradicional baja a la Villa a hacer la compra. Es un trasvase natural de gente de un concejo a otro”, añade Álvarez Menéndez.

Carmen Moreno, gerente de la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias, considera que “en las grandes ciudades se pueden notar algo los cierres perimetrales, pero la clientela básica está dentro del municipio. Sin embargo, en otros concejos más pequeños de la zona centro de Asturias sufren más la bajada en el consumo porque no hay tanto movimiento de un concejo a otro como antes”.

En este sentido, hace hincapié en las situaciones concretas de Carreño y Gozón. En el primer caso, “Carreño está en cierre perimetral sin tenerlo por los concejos de alrededor y deja de recibir gente de los municipios colindantes. A Candás la gente suele ir a restaurantes y, de paso, hace gasto en los comercios”, concreta Moreno. Más de lo mismo ocurre en Gozón, que sí está cerrado perimetralmente. En ambos casos, las limitaciones de movimiento de población entre concejos del centro de Asturias hacen mella en los pequeños comercios. No obstante, Moreno también explica que sigue habiendo cierto movimiento poblacional entre concejos por motivos laborales que, consecuentemente, generan ingresos para los negocios del sector.

Del Río incide en que la repercusión por los cierres perimetrales para el comercio en Asturias tendría que ir asociada a ayudas para que estos negocios puedan sobrevivir. “Entiendo que hay que limitar los movimientos, pero hay que saber hasta dónde. Los cierres perimetrales se ha dicho que no funcionan pero ahora vuelven a hacerlos. Sería mejor que nos cerrasen un mes y nos compensasen las pérdidas, como en Alemania, donde les dan el 70% de los ingresos del año anterior. Aquí solo se dan pequeñas ayudas que no sirven de mucho. Hacen pequeños remedios, pequeños parches, que esperemos que logren bajar los contagios para que esto vuelva a funcionar”, remarca el presidente de la Asociación Comercio de Oviedo.

Compartir el artículo

stats