Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Intensifican el rastreo en San Isidro con 28 personas y dos perros adiestrados

Efectivos del GREIM y de Bomberos de Asturias harán sondeos exhaustivos introduciendo varillas de seis metros cada 10 centímetros

28 personas y dos perros adiestrados se unen al rastreo de San Isidro SEPA

Día 28 en el rastreo en San Isidro. Tras casi un mes desde la desaparición de Vigilio García, operario del servicio de conservación de carreteras del Principado, se intensifican las labores. Ayer, miembros del Grupo de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil y de Bomberos de Asturias mantuvieron una reunión en la que estuvo presente Óscar Rodríguez, gerente de Emergencias del Principado, para trazar una hoja de ruta para las próximas jornadas.

Desde hoy, 28 efectivos (20 del GREIM y, en principio, ocho bomberos) trabajarán en dos zonas junto con dos perros localizadores de cadáveres. Estas últimas jornadas se lograron delimitar tres zonas de trabajo. En dos de ellas trabajarán los miembros del GREIM y de Bomberos de Asturias, y en la tercera lo hará personal del servicio de conservación de carreteras con maquinaria. La familia de Virgilio García, que estuvo presente en la reunión de ayer, adelanta que los efectivos harán sondeos “exhaustivos e intensivos” en la zona. Para ello, irán peinando cada espacio en fila, introduciendo varillas de hasta seis metros en la nieve cada 10 centímetros para tratar de dar con el paradero de la víctima, tras 28 días desde que un alud lo sepultase en la subida a San Isidro mientras trabajaba en una máquina fresadora.

El sondeo del terreno de forma minuciosa supondrá un arduo trabajo para los 28 miembros del GREIM y Bomberos de Asturias, ya que cada una de las tres zonas acotadas mide una superficie de 500 metros cuadrados apoximados. No obstante, en los últimos días acondicionaron los espacios instalando anclajes para mayor seguridad de los rescatadores. Ayer, además, hicieron una pista de acceso a la zona donde se localizó la máquina fresadora para poder trabajar en ese espacio con una excavadora. La situación se pone de cara para los miembros de los equipos de rastreo. Y es que en las últimas jornadas el nivel de nieve bajó sustancialmente. Las temperaturas diurnas de los últimos días, de unos 10 grados, ayudaron al deshielo así como la labor de los grupos de rastreo, que movieron más de 7.000 metros cúbicos de nieve y bombearon agua desde el río para tratar de derretirla. Hoy está previsto que cuenten con cañones nebulizadores que presumiblemente pondrán en funcionamiento durante la noche para crear lluvia artificial que ayude aún más a bajar el nivel de la nieve.

Los trabajos de los últimos días supusieron un esfuerzo extra para los equipos de rescate. Sin embargo, las condiciones meteorológicas mejoraron sustancialmente en la última semana. Las primeras jornadas de búsqueda de Virgilio García fueron arduas y complicadas, ya que las nevadas, junto al riesgo de aludes, complicaron en muchas ocasiones la labor de los bomberos rescatadores.

Ahora, con la organización militar de los efectivos disponibles y la llegada de los dos perros localizadores de cadáveres, el rastreo se intensifica. La familia de la víctima, por su parte, muestra su alegría de poder contar con tantos medios humanos para localizar cuanto antes el cuerpo del desaparecido y poder así descansar tras casi un mes de duros trabajos de rastreo. Durante las largas jornadas de búsqueda, los familiares estuvieron presentes y sufrieron numerosas decepciones. La última, este martes, cuando localizaron un venado en uno de los puntos marcados por el georadar. En otras ocasiones fueron árboles o elementos metálicos. Ahora, esperan que la intensificación del rastreo propicie el hallazgo que les permita descansar.

Compartir el artículo

stats