"Justine" tiene previsto "barrer" Asturias de Occidente a Oriente y se dejará notar. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha emitido un aviso rojo para el Principado, el más alto de la tabla, por fenómenos meteorológicos adversos para este sábado 30 de enero. La borrasca, la quinta del mes y en lo que va de año, empezará a dejarse notar la noche de este viernes.

Las borrascas de la temporada, en un gráfico diseñado por la Aemet.

Las borrascas de la temporada, en un gráfico diseñado por la Aemet.

Pero esta ha sido una jornada marcada por las temperaturas altas donde los termómetros ha superado con tranquilidad los 20 grados. La máxima ha sido detectada en la estación de Mieres, con 20,2 grados. Pero es que la mínima no lo ha sido tanto y a buen seguro que, si no ha marcado récord, andará cerca de ser la mínima más alta de estas fechas: 4,6 grados en Degaña, mientras que en Leitariegos, núcleo que ha registrado las marcas más heladoras este mes con la gran invernada con la que se estrenó 2021, han tenido de mínima 5,3 grados.

 Con todo, el buen tiempo tiene las horas contadas. Este sábado se cubrirán los cielos, volverán las lluvias y caerán las temperaturas. Pero el protagonista será el viento. Hay riesgo extremo por fenómenos costeros por mar combinada con olas de hasta 8 metros y vientos de fuerza 8 a 9 en el litoral asturiano. "Previamente se prevé un riesgo importante por fenómenos costeros, de 12 a 14:59 horas, por viento de componente de fuerza 7 a 8 y ocasionalmente 9, mar adentro, y mar combinada de 5 a 6 metros en todo el litoral", detallan en la AEMET.

En el interior de Asturias no irán mejor las cosas, pues se prevén vientos muy fuertes, de hasta 100 kilómetros por hora durante todo el sábado si bien ya se empiezan a notar este viernes. El azote será en el Suroccidente , la Cordillera y Picos de Europa.

 Consejos

El Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) ha pedido a la población que extreme las precauciones. "Hay que procurar alejarse de los muelles, espigones, playas y otros lugares próximos a la línea de costa que puedan ser afectados por las mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes. No se arriesguen a sacar fotografías o vídeos cerca de donde rompen las olas", piden en el servicio de emergencias.