DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Justine” entretiene la Asturias confinada y el deshielo permite disfrutar del "tercer" lago de los Picos de Europa

El temporal marítimo, con grandes olas, atrae a la costa a decenas de asturianos

Oleaje en Avilés

Al mal tiempo, buena cara. Eso dice el refrán. En sentido literal y figurado se lo deben aplicar este fin de semana los asturianos. El paso por Asturias de la borrasca “Justine”, marcado sobre todo por fuertes vientos, animó a muchos a irse hasta la costa y disfrutar del siempre atractivo espectáculo del oleaje batiendo contra las rocas, los espigones y los paseos de las playas. Un buen entretenimiento que ayudó a muchos a poner buena cara ante el otro “temporal”, que no es otro que el envite de la pandemia, que mantiene 15 concejos cerrados y casi 800.000 asturianos confinados.

Oleaje en Gijón

“Justine” no defraudó este sábado con olas de unos 9 metros, tal y como había anunciado la Agencia de Meteorología. En Gijón, Salinas (Castrillón) y San Juan (Avilés) muchos se apostaron en estratégicos lugares para lograr la mejor foto. La Policía Local castrillonense se vio obligada a acordar algunas zonas costeras, como la playa del Cuerno, para evitar el acceso de personas. No faltaron curiosos también en un rincón de los clásicos cuando el Cantábrico ruge: los bufones de Pría, en Llanes.

La alerta extrema por viento fuerte se prolongó toda la jornada. Este domingo calma el viento, pero se prevén abundantes lluvias en toda Asturias.

El "tercer" lago

El buen tiempo reinante permite a algunos deportistas acercarse y disfrutar de la "postal" invernal que ofrece el "tercer" lago de Covadonga, junto al Enol y La Ercina, de la vertiente canguesa del parque nacional de los Picos de Europa: el Bricial. Una imagen sumamente atractiva, sobremanera desde la cumbre de Porra de Enol, tras el notable deshielo de las últimas fechas y las lluvias registradas en plena previsión de la borrasca Justine. "Nada de nada, a esa hora (13.30 horas), empezaba un poco", señaló a primera hora de la tarde de hoy, sábado, el cangués Adolfo Vega Valle.

Nacha Valdés, este sábado, junto al Bricial.

En épocas de intensas precipitaciones se forma un torrente que baja por el valle glaciar del Resecu y desemboca en la Vega del Bricial, formando la cascada conocida popularmente como La Meona. Este torrente también transporta algunos cantos de caliza que aparecen en el fondo de esta depresión. Las aguas torrenciales se infiltran en el fondo de la cubeta. Si el caudal supera la capacidad del sumidero, la vega se inunda, formándose en ella una laguna de carácter efímero.

El Bricial.

Compartir el artículo

stats