DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reforzar la atención primaria y cambiar el modelo de geriátricos, lecciones del covid

El borrador del dictamen de la comisión de la Junta por la pandemia, elaborado por Cs, busca el consenso sin obviar los errores iniciales

Luis Fanjul. | Miki López

Luis Fanjul. | Miki López

Reforzar la atención primaria como mecanismo sanitario que impulse la prevención y cambiar el modelo de geriátricos para hacerlos más pequeños, medicalizados y amables, son algunas de las lecciones que Asturias debería aprender de la pandemia, según el borrador de conclusiones de la comisión parlamentaria por el covid, al que ha tenido acceso LA NUEVA ESPAÑA. El documento, de 41 páginas y elaborado por Ciudadanos (que asumió la presidencia de la comisión), persigue el consenso parlamentario, aunque algunos partidos ya prevén presentar enmiendas para tratar de introducir modificaciones, en especial las referidas a la propuesta de incorporar a la sanidad privada a la emergencia sanitaria.

En líneas generales, el documento radiografía la respuesta asturiana a la pandemia, en especial en su irrupción en marzo: “En Asturias se han hecho cosas bien, pero también hay muchos aspectos en los que nos hemos visto totalmente desbordados”, dijo ayer Luis Fanjul, presidente de la comisión y autor del borrador que ayer recibieron todos los grupos parlamentarios.

La propuesta de dictamen incide en siete aspectos y establece 172 recomendaciones que Ciudadanos espera que se incrementen con las enmiendas del resto de partidos. El texto señala las carencias de las primeras semanas, como “la falta de liderazgo” en el Servicio de Salud del Principado para “el establecimiento de protocolos generales”, pero resalta la labor de los sanitarios y destaca especialmente la función del equipo de virología del HUCA.

El dictamen señala la necesidad de reforzar el sistema de salud pública asturiano para atajar las debilidades expuestas, pero también indica la conveniencia de una revisión profunda del gasto en Sanidad, aunque sin cuestionar su necesidad. Así, considera que se deben eliminar “bolsas estructurales de ineficiencia” en el sistema sanitario, para lo que es necesario “optimizar la inversión en la sanidad asturiana de manera que la demanda de recursos del sector conviva con las necesidades presupuestarias de otros ámbitos de los servicios públicos”.

Resalta el “problema estructural” de plantilla que se “arrastra desde hace décadas” y advierte también sobre el riesgo de “descoordinación y desigualdades territoriales” por el modelo de descentralización autonómica.

Una de las principales reflexiones se dirige a la Atención Primaria, en especial a la necesidad de reforzar su papel para fijar un modelo sanitario basado en la prevención y en “conseguir una sociedad sana”, que frene de raíz las patologías que terminan en los hospitales.

El dictamen considera que “deben incorporarse al sistema sanitario nuevas categorías profesionales, como nutricionistas, profesionales de la educación física o psicólogos”, y pide un aumento de la capacidad resolutiva de la red de atención primaria “permitiéndole un mayor acceso a pruebas diagnósticas evitando, de esta manera, la derivación hospitalaria salvo para procedimientos muy especializados”.

Hay tirón de orejas para la respuesta en Educación, señalando falta de inversiones y de preparación para afrontar los retos de la enseñanza telemática. Pero gran parte de la atención se dirige a los geriátricos: “Los modelos de macrorresidencias, de titularidad pública o privada, han exhibido sus carencias”, señala el documento, por lo que pide tender a “un modelo más personalizado, más humano, con pequeñas residencias o viviendas tuteladas donde las personas dependientes puedan ser cuidadas sin perder su condición de ciudadanos”.

Compartir el artículo

stats