Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRÁGICO ACCIDENTE POR LA NIEVE EN EL PUERTO DE SAN ISIDRO

El hijo de Virgilio García: “Es grande tener un padre que te enseñe lecciones de vida”

El Principado estudia medidas para mejorar la seguridad de los trabajadores de carreteras a raíz de la avalancha que se llevó a dos de ellos

El presidente Barbón, con los consejeros Alejandro Calvo (Medio Rural) y Rita Camblor (Presidencia), la directora de Infraestructuras, Esther Díaz, el viceconsejero Jorge García y el gerente de Bomberos, en el tanatorio

El presidente Barbón, con los consejeros Alejandro Calvo (Medio Rural) y Rita Camblor (Presidencia), la directora de Infraestructuras, Esther Díaz, el viceconsejero Jorge García y el gerente de Bomberos, en el tanatorio Irma Collín

El presidente del Principado, Adrián Barbón, se acercó a primera hora de la tarde de este domingo al tanatorio de Los Arenales de Oviedo para dar el pésame a la familia de Virgilio García, el operario de carreteras fallecido al ser arrastrado por una avalancha en la subida a San Isidro y cuyo cadáver se encontró el sábado por la mañana, treinta días justos después del accidente, que también costó la vida al operario mierense César Fernández.

Virgilio García.

Virgilio García.

Barbón acudió acompañado de los consejeros de Presidencia y Medio Rural, así como el viceconsejero de Presidencia y la directora general de Infraestructuras. Los mandatarios regionales indicaron a la familia del fallecido que tomarán medidas para mejorar la seguridad de los trabajadores de mantenimiento de carreteras para evitar nuevos accidentes mortales, si bien se trata del primero de estas características que se registra en Asturias.

Por la izquierda, Rita Camblor, Adrián Barbón y Óscar Rodríguez (gerente de Bomberos), hablando con trabajadores de Carreteras. L. Á. Vega

A lo largo de ayer fueron decenas las personas que acudieron al tanatorio para mostrar sus condolencias a la familia de Virgilio García. “Es grande tener un padre que te enseñe lecciones de vida”, aseguró el hijo del fallecido, también llamado Virgilio, que se involucró como el que más en las labores de búsqueda. El joven quiso reconocer todos los esfuerzos realizados para dar con su padre: “Son incontables las personas a las que tenemos que dar las gracias por lo que hicieron por nosotros a lo largo de este mes, que ha sido muy duro, con muchos altibajos, con momentos de tensión y frustración”.

Los dirigentes regionales, saliendo del tanatorio. L. Á. Vega

Y añadió: “Doblarle la mano a la naturaleza es muy complicado, da igual que cuentes con la mejor tecnología. Hubo compañeros de mi padre que pusieron dinero de su bolsillo para comprar equipos, empresas como GAM, Icube o Gómez Oviedo que nos cedieron su maquinaria y tecnología. Pero están también los que nos dieron en un momento dado una botella de agua o nos prestaron ropa, como los dueños del restaurante La Braña de La Raya, porque estábamos empapados después de una jornada de rastreo”.

“Que no vuelva a pasar”

Virgilio García se emocionó al recordar a su padre, un hombre que sacó a mucha gente de un apuro cuando las carreteras quedaban cerradas por la nieve. “A lo largo de estos días noté que la gente le quería. Pude comprobar que las historias que me contaba mi padre eran todas ciertas. Lo de ayudar lo llevaba en la sangre. Siempre estaba ahí”, aseguró.

García se felicitó de que el Gobierno vaya a tomar medidas para mejorar la seguridad. “Por lo menos ha servido para algo. No te consuela, pero se agradece que vayan a hacer algo para que no vuelva a pasar”, indicó.

El hijo del fallecido aseguró que no ha pensado en emprender acciones legales por lo ocurrido. “Durante estos días solo me he dedicado a buscar a mi padre. Ahora voy a cuidar de la casa y de mi madre, que es muy fuerte, pero necesita todo mi apoyo en estos momentos”, finalizó García.

Virgilio García será incinerado este lunes. Posteriormente, a la una de la tarde, se celebrará un funeral en la iglesia de Santo Domingo, para, a continuación, ser enterrado en el cementerio de La Manjoya.

En el exterior del tanatorio, el presidente Barbón y los consejeros departieron con un grupo de trabajadores de mantenimiento, a quienes agradecieron el dispositivo desplegado para encontrar al operario. Barbón se acordó de uno de los dichos de su tierra minera, cuando, por desgracia, se producía un accidente en el pozo: “No dejamos nunca a nadie atrás”.

“Un profesional como la copa de un pino, espectacular como persona, buen compañero”

Como señalaba uno de los trabajadores que se acercaron a dar el pésame, “hasta ahora solo ha habido sustos, nunca como en estos momentos se había sentido la necesidad de incrementar la seguridad”. Y es que alguna vez “cayó nieve delante de la máquina, pero nunca la alcanzó de pleno y la arrastró”. Virgilio García era “un trabajador como la copa de un pino, muy bueno, espectacular como persona, buen compañero”, añadió otro de los operarios, Luis Alonso, con lágrimas en los ojos. Alberto Blanco, celador del servicio de carreteras de la zona centro, describió al fallecido como “un hombre de mucho carácter, muy familiar, un trabajador implicado, que se desvivía por el servicio”. Además, siempre le gustó conducir en la nieve, primero en el Suroccidente, en el puerto del Palo, y luego en San Isidro, donde venía trabajando desde hacía quince años. Por su parte, Marco García, presidente del comité de empresa de Infraestructuras, resaltó de Virgilio que era “una excelente persona y un gran trabajador, maestro de muchos conductores de fresadoras y quitanieves”. Y añadió que Fernández y García “murieron haciendo su trabajo, que era ayudar a los demás”.

Compartir el artículo

stats