En La Moncloa tocaba hoy hablar de la situación económica de España, de las últimas medidas para paliar la crisis del covid, de las moratorias hipotecarias y hasta de los complementos en las pensiones. Pero todo eso quedó pospuesto unos minutos para que el Gobierno de España, en la voz de la Ministra y portavoz María Jesús Montero, tuviera un recuerdo sentido, para el guardia civil asturiano Antonio Ambrosio, fallecido ayer lunes en acto de servicio.

María Jesús Montero abría su intervención ante los medios de toda España con el homenaje al fallecido: "Todo el mundo que lo conocía, sus amigos, su familia, sus compañeros, ponen en valor que era un servidor público, muy querido además por todos los ciudadanos de aquella zona". Y por eso, "por toda su trayectoria profesional", el Gobierno de Sánchez lamentaba su fallecimiento, ocurrido tras sufrir un brutal atropello "mientras participaba en un dispositivo de cierre perimetral en Mieres, en la Autovía Minera", detalló la Ministra.

La entrega del agente Ambrosio, que lamentablemente le costó la vida, es para el Gobierno equiparable a "la labor que tantos trabajadores públicos como él están realizando cada día para la seguridad de los ciudadanos y el control de la pandemia", dijo Montero.

La Ministra insistió en la necesidad de que la población "cumpla con las instrucciones y recomendaciones que tanto los sanitarios como las autoridades están dando", y que lo mismo cuando se refiere a cumplir con restricciones de movilidad o indicaciones de otro tipo, "todo tiene que ver con la transmisión del virus y preservar la seguridad de los ciudadanos".