Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hospitales abren más camas de UCI y se preparan para dos semanas de alta presión

El Sanatorio Marítimo de Gijón comienza a evacuar residentes para atajar su gran brote, que afecta a 79 personas con discapacidad

Un paciente en la UCI del HUCA. | IRMA COLLÍN

Un paciente en la UCI del HUCA. | IRMA COLLÍN

Los hospitales asturianos continúan en situación de lleno total y con frecuentes trasvases de enfermos. Todos ellos se preparan para vivir una quincena que prevén complicada. La ocupación por pacientes con coronavirus es sensiblemente inferior a la registrada el pasado otoño. Pero es muy elevada la presión de los pacientes con otras patologías.

El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) está más cerca de abrir la unidad de cuidados intensivos (UCI) instalada el pasado otoño en el gimnasio de Rehabilitación. El Hospital de Cabueñes, de Gijón, abrió ayer la unidad de cuidados sin ingreso (UCSI) como UCI para enfermos de covid. Y el área sanitaria avilesina, “mordida” sobremanera por la cepa británica, sigue sufriendo los embates de la tercera ola del nuevo coronavirus, aunque ayer los números daban lugar a un ligero respiro: el Hospital San Agustín pasó de tener el lunes 110 pacientes covid ingresados en alguna de las cuatro plantas habilitadas a los 97 registrados ayer a primera hora de la tarde.

El brote por coronavirus en el Sanatorio Marítimo de Gijón, centro histórico en la región para personas con discapacidad intelectual, se mantiene con 79 usuarios infectados y a la espera de que la Consejería de Salud realice, previsiblemente hoy, pruebas PCR a los 26 residentes que faltan por analizarse del total de sus 146 plazas ocupadas. Estos últimos son los que conforman el grupo de apoyos generalizados, la unidad para los usuarios con mayor grado de discapacidad. Los responsables del centro confían en que la “alta protección” de este grupo haya evitado su contagio, aunque reconocen que el aluvión de positivos en sus otras tres unidades fue “inesperado”. También hay un total de nueve casos confirmados entre trabajadores.

Durante la jornada de ayer, al menos dos de los contagiados ingresaron en el Hospital de Cabueñes, y el Principado, según pudo saber este periódico, dio luz verde para que otra decena de usuarios fuesen trasladados entre ayer y hoy al antiguo hotel Kris de Corvera, habilitado desde finales de año como residencia para positivos leves. Personal del Servicio de Salud (Sespa) se trasladó también ayer hasta la residencia para explorar a los residentes afectados. La mayoría, según los responsables del centro, se encuentran bien, “prácticamente sin síntomas”, y sus pruebas, aunque positivas, “muestran una carga viral muy baja”.

En el Hospital de Cabueñes, la transformación en UCI de la unidad de cuidados sin ingreso es el cuarto y último recurso que el hospital puede habilitar para pacientes críticos. La UCSI, repitiendo el protocolo de la segunda ola, se abre a cargo de anestesiólogos, aunque ayer los sindicatos alertaban de que la escasez de enfermeras “acabará dando problemas” y de que la falta de espacio en planta estaba provocando “cada vez más derivaciones” a recursos como la Feria de Muestras o el Credine de Langreo. Sanitarios del hospital gijonés explicaron también que el centro se prepara para habilitar una quinta planta para positivos. “La próxima semana nos preocupa; la segunda y la tercera ola se han solapado sin que hayamos tenido tiempo de descansar ni desinfectar áreas como Urgencias o las UCI”, lamentaron. El Hospital de Jove, por su parte, tenía ayer a 25 positivos en planta y otros tres casos sospechosos ingresados, alrededor de media docena más que la semana anterior. Su planta de infectados puede albergar hasta 34 personas y en la segunda ola logró habilitar una segunda.

En el Hospital San Agustín no ha variado el número de enfermos críticos que ocupan las 24 camas de la UCI. Algunos pacientes fueron derivados al HUCA, en Oviedo. Para paliar la falta de camas, el centro pondrá previsiblemente hoy a disposición de los pacientes más graves por covid seis camas más en el gimnasio del centro, hasta sumar un total de treinta.

Compartir el artículo

stats