Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias no permitirá la entrada de visitantes en Semana Santa: "No podemos cometer los errores de Navidad"

Los epidemiólogos advierten que las vacaciones de verano también están en duda y llaman a la prudencia | Los hoteleros piden esperar a saber si se levantará el Estado de Alarma

Adrián Barbón: "Si queremos que bajen los contagios hay que sacrificar la Semana Santa"

Adrián Barbón: "Si queremos que bajen los contagios hay que sacrificar la Semana Santa" Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Adrián Barbón: "Si queremos que bajen los contagios hay que sacrificar la Semana Santa" Marián Martínez

El presidente del Principado abrió el melón esta mañana. Adrián Barbón llamó a no repetir los errores del pasado y lo dejó claro: este año no habrá Semana Santa en Asturias. La comunidad no se abrirá a los visitantes externos al menos hasta que en mayo acabe el estado de alarma. El máximo responsable regional tiene claro que en Navidad "se cometieron errores" por levantar la mano y ahora quiere que su ejecutivo sea tajante. "Soy consciente de la fatiga pandémica pero yo la tengo también. En Navidad teníamos que haber apostado más por la vida. Tenemos que pensar que quedan unos meses duros y que hay que tomar medidas restrictivas contundentes", afirmó en una comparecencia pública esta mañana ante los medios de comunicación después del Consejo de Gobierno.

Lo cierto es que poder celebrar la Semana Santa o poder recibir turistas era casi una quimera. El sector tenía casi ya asumido que el año está perdido. Después de las cancelaciones del Antroxu pocos confiaban en la buena noticia. Pero escucharla de boca del presidente del Principado ha sido todo un mazazo. Barbón aseguró esta mañana, no obstante, que siente el apoyo de la población en general. "Nos llegan correos en los que la gente dice que está de acuerdo con nuestras medidas, que son valientes", afirmó. El consejero de Salud, Pablo Fernández, ya había insistido hace días en la idea de que "hablar de salvar la Semana Santa es un error".

Pero ¿y qué opina el sector turístico? Hoteleros consultados por este periódico coincidieron en señalar hoy a este periódico que "hasta donde se sabe Asturias no es una isla". "Si el Ministerio de Sanidad levanta el estado de alarma ¿lo hará para toda España menos para Asturias? Habrá que esperar", matizan.

Los epidemiólogos advierten: tampoco habrá verano

Hay que olvidarse de las vacaciones de Semana Santa y también del verano. Esa es la advertencia de los epidemiólogos, quienes coinciden en que el ritmo actual no permitirá tener vacunada a la mayoría de la población asturiana al menos hasta septiembre. Los expertos coinciden en que se debe tener vacunada al 70 por ciento de los asturianos para que se considere controlada la circulación del covid-19. Para conseguirlo a principios del verano se tendrían que poner unas 4.000 vacunas al día, lo que se antoja "imposible". Y añaden: repetir las aperturas del verano pasado e incluso de las fiestas navideñas sería un grave error.

La única esperanza para el sector es que decaigan los cierres perimetrales

decoration

Asturias recibe 11.700 dosis de vacunas a la semana (2.340 viales). Daniel López Acuña, epidemiólogo y exdirectivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), calculó que en el Principado debería haber aproximadamente 700.000 personas vacunadas a finales de agosto, lo que requeriría aplicar 1,4 millones de dosis de aquí a agosto. Para conseguirlo, habría que inocular 200.000 dosis por mes y tener cada mes 100.000 personas nuevas totalmente inmunizadas. "Esto supone contar con 50.000 dosis cada semana durante las próximas 30 semanas. La factibilidad depende de la disponibilidad de dosis y de si las empresas farmacéuticas suministran el volumen suficiente. Si se logra el suministro, es difícil pero factible. Si no, iremos a paso más lento".

Pedro Arcos, profesor, epidemiólogo -ha trabajado en control de epidemias en 14 países de Asia, África y América- y ex presidente de Médicos Sin Fronteras en España, también echó cuentas y los números no le salen. "Es un objetivo difícil de conseguir con la administración actual de vacunas. Y en el mejor de los casos, se conseguirá tener vacunado al 70 por ciento de la población quizás en septiembre". Según explicó, "cuanto más transmisible es el agente mayor cobertura vacunal se necesita para controlar su circulación". En eso también influye la cepa que se transmita. Así, añadió el epidemiólogo, la original provocaba que cada infectado contagiaba a 3 personas. La británica contagia a 4 o a 5. "Se necesitan muchas vacunas y muy rápido".

Otro año sin vacaciones.

Caras de tonto de capirote

Francisco García

Se nos avecina una Semana Santa de oración y ayuno. Dice Barbón que nos hagamos a la idea de un inicio de abril de recogimiento, así que pierdan de vista la idea de viajar a otras regiones y la de recibir visitantes en Asturias en las vacaciones de la próxima primavera. Quien le puso velas a la Virgen de la Esperanza, que vaya encomendándose a la Dolorosa, que no habrá ni jolgorio ni desfiles procesionales, ni posibilidad de potaje de vigilia o monumental cachopo para descreídos que no guardan ayuno santificante. La procesión va a seguir yendo por dentro; nadie nos va a dar velas en el Santo Entierro.

Olvídese la hostelería de hacer caja en una de las épocas de mayores ingresos para un sector al que las restricciones de la pandemia conducen, a paso lento, por la empinada cuesta del Gólgota. Otro golpe de cilicio en la espalda flagelada de unos empresarios a los que se ha criminalizado hasta el extremo, principales paganos de decisiones erráticas a los que han condenado a atarse el cíngulo al cuello. Como si fuera suyo el papel de Judas. Y sin recaudar ni treinta monedas.

 

Compartir el artículo

stats