El nuevo año empezó con abundantes nevadas, fuerte viento y temporales marítimos que convirtieron enero en un mes húmedo y frío, rasgos típìcamente invernales. Según el Avance del boletín climatológico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Asturias, la temperatura media regional fue de 5,4 grados centígrados, casi uno menos del valor medio climatológico. En cuanto a las precipitaciones, en el conjunto de la región se recogió, de promedio, un 35 por ciento más del valor promedio climatológico que corresponde a este mes.

La Aemet destaca en su boletín que el día 6 de enero la nieve cubrió prácticamente toda Asturias por encima de los 500 metros de altitud, y que incluso se llegó a superar el metro en Cuevas de Felechosa, Sotres, Genestoso y La Peral entre otras localidades. Este espesor se explica porque aún estaba acumulada la nieve caída entre el 24 y el 31 de diciembre.

La primera quincena de enero presentó unas temperaturas máximas muy inferiores a las previstas, registrando incluso hasta 10 grados bajo cero en Leitariegos, Pajares y Degaña.

Sí hubo más horas de sol de las habituales, hasta 125 en el Aeropuerto de Asturias, un 27 por ciento superior a la media del mes. En Oviedo hubo 121 horas, el 5 por ciento más de la media.

El efecto de la borrasca "Filomena" fue escaso en el Principado, que se vio más azotado por las sucesivas borrascas "Gaetan", "Hortense", "Ignacio" y "Justine", que trajeron a Asturias fuertes vientos, oleaje y precipitaciones.