Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sanitarios asturianos, al borde de la desesperación: "Resistimos como podemos"

El HUCA reabre la unidad de críticos instalada en el gimnasio | El ritmo de nuevos contagios parece ceder tras una jornada con 395 casos

Uci del Huca. | IRMA COLLÍN

Uci del Huca. | IRMA COLLÍN

“Está la cosa muy complicada: resistimos como podemos”. Son las palabras, casi al borde de la desesperación, de profesionales del área sanitaria avilesina que llevan semanas muy intensas de lucha contra el nuevo coronavirus, mayoritariamente con afectados por la cepa británica. “Es importante que la población, por favor, colabore y que cumpla las normas, porque de otra forma no sé cómo acabaremos: los profesionales están agotados”, precisan, y agregan: “Esto es triste y difícil de llevar”. Las palabras de los trabajadores avilesinos clamando por la responsabilidad comunitaria van parejas al aumento sin tregua de pacientes: ayer había casi un centenar de ingresados por covid en las plantas de hospitalización del Hospital Universitario San Agustín, que son cuatro y suman 128 huecos. Otros veinticinco, en estado crítico, ocupaban camas en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Para hacer frente a la demanda, el centro ya ha puesto a disposición de los enfermos seis camas más instaladas casi sobre la marcha en el antiguo gimnasio del complejo sanitario: de las seis, tres ya están ocupadas. Otro ejemplo se encuentra en la Fundación Hospital de Avilés, que el lunes abrió una unidad covid en la planta baja del ala “Jiménez Díaz” con 24 camas: ayer, más de la mitad ya estaban ocupadas. En este caso, los espacios están destinados a pacientes de 65 o más años infectados por covid “que no están leves pero que tampoco precisan cuidados intensivos o pruebas diagnósticas que no hay en el centro”. En este centro se mantiene la actividad ordinaria y la cirugía, al contrario que en el San Agustín, donde las intervenciones se han reducido a casos urgentes. Asimismo, el autocovid antes instalado en el San Agustín sigue funcionando en el pabellón de exposiciones de La Magdalena para evitar colapsos de tráfico en las inmediaciones del hospital, dado el alto número de personas que acuden para someterse a la prueba de diagnóstico PCR.

La batalla contra el coronavirus requiere más enfermeras, y la Consejería de Salud del Principado ya está buscando en un nuevo “caladero” de combatientes: el colectivo de las profesionales jubiladas. Un real decreto que acaba de publicar el “Boletín Oficial del Estado” (BOE) permitirá contratar a médicos y enfermeras ya retirados –y menores de 70 años– con un gancho nada desdeñable: cobrarán la cuantía de su pensión y su salario como trabajadores en activo. A algunos les permitirá, además, aumentar la base reguladora de su paga de jubilados, si es que no tienen la máxima. El Principado ya está elaborando un registro de personal de enfermería dispuesto a reincorporarse, pues se trata de la categoría con necesidades más acuciantes. El objetivo es cubrir dos frentes esenciales: los equipos de vacunación del covid, que aumentarán de 50 a 70 para incrementar el ritmo de inmunización, y las unidades de cuidados intensivos (UCI).

El HUCA reabre la UCI del gimnasio. Ayer mismo, el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) reabrió la UCI que había sido habilitada el pasado otoño en el gimnasio del servicio de Rehabilitación. En dos semanas, la cifra de enfermos de covid en las áreas de críticos de la región ha pasado de 60 a 117: prácticamente se ha duplicado desde el pasado 21 de enero.

La Feria de Muestras habilita otro módulo. Entre tanto, en las plantas de los hospitales el apretón está siendo menor: en ese mismo periodo se ha pasado de 365 pacientes con coronavirus el 21 de enero a 565 anteayer. Incluso se ha registrado un descenso en los últimos días gracias a las derivaciones al centro Credine (Langreo) y al hospital de campaña de la Feria de Muestras de Gijón, entre otros. De hecho, en el hospital de la Feria, cuya capacidad máxima es de 144 camas (por eso se denomina técnicamente H144), se abrirá hoy, viernes, un nuevo módulo para alcanzar las 96 camas operativas.

85 ingresos y 81 altas. Anteayer, se registraron en toda Asturias 74 ingresos en planta y 11 en UCI, así como 81 altas. El San Agustín, de Avilés, y el Álvarez-Buylla, de Mieres, son los hospitales que sufren mayor saturación. En las plantas del HUCA la situación es más llevadera, según fuentes del complejo ovetense. En general, la alta ocupación hospitalaria se debe en buena parte a los enfermos con patologías distintas del covid.

Cabueñes, a la espera de enfermeras de UCI. En Gijón, el Hospital de Cabueñes sigue a la espera de que el Sespa autorice su petición de traslados forzosos de enfermeras de otras áreas sanitarias para poder cubrir su tercera UCI dedicada a covid, abierta este lunes en la unidad de cuidados sin ingreso. Tenía ayer a cuatro pacientes. El personal explica que la capacidad de los hospitales de Jove, Cruz Roja y H144 “aún deja un poco de margen” para derivaciones en momentos puntuales. “Lo preocupante es lo rápido que se está llenando todo, porque encadenamos la segunda ola con la tercera”, añaden.

Los contagios bajan... de momento. El ritmo de nuevos infectados en Asturias parece frenarse. Parece. Los epidemiólogos tienen en su memoria una leve bajada a finales del pasado mes de octubre y principios de noviembre que finalmente se frustró y derivó en dos semanas más de ascenso de la curva. Los 395 nuevos casos notificados ayer, correspondientes al miércoles, suponen una caída de las tasas de incidencia tanto de los últimos siete días como de los últimos catorce. La de siete días acumula cinco jornadas de tendencia a la baja. La de catorce días desciende por vez primera desde el pasado 1 de enero. Además, la tasa de positividad acumulada los últimos siete días sigue descendiendo: está cerca de bajar del 10 por ciento.

66 brotes activos. Según la Consejería de Salud, en Asturias se mantienen activos 66 brotes de coronavirus, 21 de ellos detectados en la última semana. Totalizan 1.155 casos.

Seis muertos. Anteayer fallecieron seis personas: dos mujeres de 86 y 94 años y cuatro hombres de 55, 82, 82 y 90. Dos de estas personas vivían en residencias de mayores.

Preparación de una vacuna en el Hospital San Agustín de Avilés. | Mara Villamuza

Compartir el artículo

stats