Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rabia entre los ganaderos por la protección especial del lobo: “Nos veremos condenados a desaparecer”

Alcaldes y colectivos agrarios esperan que se rectifique “el despropósito” de blindar al lobo: “Así no se apoya a la España despoblada”

El Gobierno y las autonomías acuerdan la protección del lobo

El Gobierno y las autonomías acuerdan la protección del lobo EFE

La noticia de incluir al lobo como especie de especial protección soliviantó a ganaderos y alcaldes asturianos. El regidor de pastos de la Montaña de Covadonga, José Antonio García, es tajante: “Acabarán con el medio rural, pero no solo en los Picos de Europa sino en todo el norte de España”. A su entender, los criterios para proteger al lobo “se han basado únicamente en satisfacer a un colectivo, el ecologista, y eso produce impotencia” porque “existe una superpoblación del lobo que no se ha controlado y que no están teniendo en cuenta, ni en Asturias ni en ningún lugar al norte del Duero”. “Así no se combate la despoblación rural”, añade.

El alcalde de Onís, el socialista José Manuel Abeledo, cree que es “una alocada decisión” porque “se protege a una especie que no está en peligro de extinción” y que, en cambio, “es uno de los principales problemas del medio rural”, en perjuicio no solo de la ganadería sino también “de la actividad económica de los pueblos”. Abeledo, no obstante, tiene “confianza en el buen hacer del consejero Alejandro Calvo y el director Nino Rodríguez, que combatirán con todos los medios a su alcance” la decisión gubernamental.

Las críticas van del oriente al occidente asturiano. El joven ganadero cangués Ángel Berdasco ve preocupante la inclusión del lobo en el “listado de especies en régimen de protección especial” y asegura que, si actualmente con la existencia de un control de la especie por parte de la Administración hay numerosos problemas con la ganadería, “si lo dejamos reproducirse sin control, nuestros animales no podrán salir de casa, y no hay viabilidad para una raza de carne sin estabular”. “La seña de identidad de la IGP Ternera Asturiana es una vaca en nuestros pastos verdes, de esta forma es una imagen que desaparecerá”, asegura. Este ganadero tiene claro que la convivencia será imposible y que “nos veremos condenados a desaparecer”.

Para el alcalde de Cangas del Narcea, José Víctor Rodríguez, es un error que la especie tenga la máxima protección y considera que “es legislar de espaldas a la realidad territorial”. “No hacer un control poblacional sobre el lobo da al traste con la ganadería en la zona rural de Asturias y pone en jaque muchas explotaciones”, explica el alcalde de un concejo con una importante carga ganadera de producción de carne que se basa en el modelo de ganadería extensiva. Por ello, celebra que el Gobierno de Asturias haya mostrado su desacuerdo con la decisión y espera que “lo que la razón política no nos da nos lo otorgue la judicial”.

Cerca de la costa también sufren la presión del lobo. La alcaldesa de El Franco, Cecilia Pérez, asegura que en su municipio se dan ataques en espacios que no son hábitat natural de la especie, lo que responde a “una sobrepoblación”. Por ello, considera “terrible” que se haya incluido al lobo en el LESPRE y se muestra de acuerdo con la postura que ha adoptado el Gobierno del Principado. Apuesta por aunar esfuerzos para “evitar que esto prospere” y para lograr que se permita hacer un control de la población.

Las organizaciones de Asaja de la cornisa cantábrica y Castilla y León calificaron ayer de “verdadero despropósito” la decisión adoptada por varias comunidades autónomas en la Comisión de Patrimonio Natural. “Incomprensiblemente han sido las comunidades autónomas menos afectadas las que, junto con el propio Ministerio, han inclinado la balanza hacia una mayor protección del lobo. Ahora bien, dado que esta votación no es vinculante para la decisión final a adoptar por parte del Ministerio para la Transición Ecológica, estas seis organizaciones exigimos al Gobierno español y al principal partido del Gobierno, el PSOE, que no materialice tan fatídica decisión”, indica Ramón Artime, presidente de Asaja-Asturias. “No se puede hablar de apoyo a la ganadería extensiva ni de apoyo a la España despoblada impulsando medidas como esta, que son un verdadero cañonazo en toda la línea de flotación de la ganadería extensiva, tanto de bovino como de ovino y caprino, y contra las políticas destinadas a evitar el despoblamiento”, añade Artime.

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en Asturias emitió un comunicado en el que muestra su malestar por la inclusión de todas las poblaciones de lobo existentes en España en el “Listado de especies en régimen de especial protección”. COAG llega a exigir la dimisión de Teresa Ribera, así como del secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, a quienes acusa de “traicionar a los ganaderos”.

“Ya no es solo el daño económico, sino el psicológico y el estrés que pasan cada día con el lobo en los prados y al lado de las casas. Eso desde Madrid no se ve. Haremos todo lo que esté en nuestra mano para revertir esta decisión”, asegura la secretaria general de COAG-Asturias, Mercedes Cruzado.

COAG-Asturias reitera que es prioritario el control de las especies silvestres en los medios rurales. “Lo contrario deja indefensos, como se puede comprobar a diario, no solo a agricultores y ganaderos, sino también al conjunto de la sociedad, que ya está viendo las consecuencias de una proliferación descontrolada de la fauna salvaje”, ha argumentado Cruzado.

Compartir el artículo

stats