Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Valledor, jefe de la UCI del Hospital San Agustín: “No hemos tenido que priorizar pacientes porque en Asturias nunca ha faltado una cama de UCI”

“La segunda ola nunca terminó para nosotros, aún tenemos enfermos de entonces”

Manuel Valledor, en el hospital San Agustín.

Manuel Valledor es médico intensivista. Llegó a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario San Agustín en 1993 como médico adjunto. Es asturiano, estudió en la Universidad de Oviedo e hizo la especialidad en el antiguo Hospital Covadonga. En el año 2018 tenía a su cargo a seis especialistas más, veinte enfermeras, diez auxiliares, una supervisora y, como apoyo administrativo, a un secretaria. Pero la actualidad sanitaria le ha llevado a gobernar un equipo de ochenta personas, diez de ellas médicos.

–Casi un año de lucha contra el nuevo coronavirus, ¿qué balance hace?

–El único balance es que no hemos tenido descanso salvo dos o tres meses en verano que nos permitieron descansar físicamente y sobre todo desconectar, cosa que no ha ocurrido ahora: desde octubre no hemos llegado en ningún momento a estar a cero, incluso tenemos pacientes de la llamada segunda ola, que yo creo que es la misma que esta tercera que ha vuelto a crecer.

–¿Cuál es el perfil de los pacientes covid que llegan ahora a la UCI?

–Nuestros pacientes tienen el mismo perfil que en el resto del país, y recientemente se ha publicado un estudio al respecto: el paciente covid tiene alrededor de 65 años y como antecedentes hipertensión y sobrepeso, que son los dos factores de riesgo más frecuentes para la UCI. Para el resto de los ingresos no sé exactamente si se modificó la edad, para nosotros sí bajó, ronda los 65 años. ¿Y por qué pasó esto? Tal vez las personas mayores a las que les tenía que tocar ya les tocó, pero no lo sé.

–Avilés está afectada por la llamada cepa británica

–Parece que la cepa británica es más infectiva. No es que en sí aumente la gravedad, pero sí es más infectiva; con lo cual, si infectas a más personas, aunque tengas la misma mortalidad, se morirán más.

–Casi doce meses al pie del cañón, ¿cómo está su equipo?

–Lo que más nos está pesando es el componente emocional. El físico también, porque estamos haciendo un esfuerzo muy importante, pero eso es algo que asumes. Con un día de descanso se puede recuperar algo. Pero el cansancio emocional, el no desconectar, y el ver que hay pacientes que hagas lo que hagas no despiertan, eso se va acumulando en el estado anímico. También he de decir que en nuestra área lo sobrellevamos: no hemos tenido problemas que no hayamos podido resolver de algún modo

–De 10 camas UCI a 36, con seis para enfermos graves por otras patologías diferentes al nuevo coronavirus...

–Hemos crecido mucho. Tenemos 28 camas covid, y ahora mismo están todas ocupadas. Ahora si nos entra uno lo que hacemos es estabilizarlo, y una vez estabilizado lo trasladamos a donde nos mande el Sespa (Servicio de Salud del Principado de Asturias). Hasta ahora los derivábamos al HUCA, en Oviedo, pero si nos manda a otro hospital allí iremos.

–Ante la alta demanda de espacio, ¿se ha dado el caso de priorizar a pacientes por edad o patologías previas?

–No. Lo que estamos haciendo es lo mismo que llevamos haciendo toda la vida: adecuación terapéutica. Aquellos pacientes que creemos que no se van a beneficiar de la UCI hagamos lo que hagamos, no los ingresamos. No priorizamos a un paciente porque tenga tantos años o una enfermedad, eso no. No hemos tenido necesidad de hacerlo porque en Asturias, hasta donde yo sé, nunca faltó una cama de UCI. No se hizo, hasta dónde yo sé, ni aquí, en el Hospital Universitario San Agustín, ni en Asturias.

–¿Con qué previsión trabajan?

–Parece, por los datos de Salud Pública, que estamos como en una meseta en densidad de incidencia. Si eso se confirma, en 15 días podremos empezar a bajar.

–El Presidente del Principado ya anunció que se mantendrán las restricciones de movilidad en los próximos meses

–Supongo que hay más factores que uno a tener en cuenta, pero los resultados de salvar la Navidad ya los estamos viendo todos.

Compartir el artículo

stats