Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llanes, liberado de las restricciones a bares... y Noreña cuenta las horas: a partir del sábado

“Hubo algo de movimiento, pero la gente es todavía reacia a entrar en los locales, tiene miedo”, aseguran los hosteleros del primer concejo que logra salir del cierre | “Al menos podremos dar comidas”, celebran los empresarios | Las fronteras del municipio seguirán selladas por el cierre del vecino Siero

Asenet García sirve a Miguel Somoano (a la derecha) y a Ismael Sánchez, ayer en el interior de una hamburguesería de Posada de Llanes. | E. S. R.

Asenet García sirve a Miguel Somoano (a la derecha) y a Ismael Sánchez, ayer en el interior de una hamburguesería de Posada de Llanes. | E. S. R.

Zahir Belkhachab fue el único hostelero de los cinco establecimientos que hay en la plaza Parres Sobrino de Llanes, la más céntrica de la villa, que sobrevivió a la fase “4 Plus” que obligaba al cierre del interior de los negocios. Aun así, las cuentas durante el período en el que el concejo estuvo perimetrado no le salieron. “Hoy –por ayer– hemos notado algo, pero la gente es reacia a entrar en los bares porque tiene miedo y se siente insegura”, lamenta. En su terraza, techada y dotada con estufas verticales, solo puede tener siete mesas si quiere cumplir con las distancias mínimas de seguridad, así que Belkhachab se vio obligado a recurrir a ERTEs para sus cuatro empleados. “Hasta que veamos algo de certeza en el futuro, no los podré rescatar porque no sabemos cómo irá la cosa, si volverán a cerrarnos, si remontaremos de algún modo...”, lamenta.

La apertura es una buena noticia –afirma–, porque es evidente que hay “más movimiento”, pero muchos bares en Llanes continúan cerrados o abiertos únicamente los fines de semana. Los cierres perimetrales de Oviedo, Avilés y Gijón también afectan al concejo. Muchas de las segundas residencias del municipio son ocupadas en invierno por ciudadanos del centro de la región que, a menudo, son quienes mueven la actividad económica durante la temporada baja turística de Llanes.

Noreña celebraba ayer la noticia de que el concejo abandonará mañana el estado de riesgo “4 Plus” debido al descenso en el número de contagios de covid-19, tanto en cifras globales como entre los mayores de 65 años. Había quien ya, sentado en la terraza de un bar, contaba las horas para volver: “Menos mal, además ahora nos dejan hasta las diez de la noche”, comentaba Pablo González, ojeando su reloj, “a ver si llega rápido el sábado”.

La situación de Noreña

Datos a 11/02/2021

IA Incidencia acumulada Días superando el valor máximo Tendencia del dato
El concejo está cerrado Restricciones adicionales Cierra próximamente ! Está cerca de cumplir las condiciones para el cierre
Parámetros incumplidos
Concejo IA gen. a 14 días
Máx.: 325
IA +65 años a 14 días
Máx.: 195
Traz.
Min.: 75
3 días en alerta extrema IA gen. Sit.
Noreña
=
Últimos 3 días
10/02/2021
Nuevos casos: 0
289,6 379,5 74,4  
09/02/2021
Nuevos casos: 0
444,1 379,5 75,5  
08/02/2021
Nuevos casos: 0
540,6 474,4 74,3  
* las fechas son susceptibles de prórroga
Fuente de los datos: Observatorio de Salud en Asturias

La relajación de las medidas también satisfacía al chef Alejandro Villa, “Yeyo”, y al chigrero José Carlos Baragaño, “Liti”, apurando una de las últimas cervezas de obligatorio consumo en el exterior: “Al menos podremos dar de comer y salvar incluso alguna cena tempranera”, subrayaba Villa al respecto del cambio en la normativa.

La Villa Condal lucía tranquila, poca gente por la calle, solo algunos de terrazas y trasiego de trabajadores volviendo a comer a casa. Sus pasos no les podrán llevar muy lejos aunque se levante el cierre perimetral, pues permaneciendo en riesgo “4 Plus” en el vecino Siero, todas las fronteras seguirán selladas. Un espacio que se queda corto para los 5.000 habitantes de la localidad, que para pasear tienen que dar vueltas en redondo. “Es que en cinco kilómetros cuadrados, no hay muchas opciones”, defienden los aficionados a caminar.

Pablo González, mirando la hora a la puerta de un bar de Noreña, ayer. | A. I.

A pesar de la relajación en las restricciones, al mejorar los datos, el Gobierno local prefiere mantener la cautela, pidiendo responsabilidad. “Estoy muy satisfecha con el comportamiento de hostelería, comercio y vecinos. También con los cuerpos de seguridad. Esto nos ha permitido mejorar”, concluía la vicealcaldesa, Ana González.

Compartir el artículo

stats