En Asturias no habrá una reapertura inmediata de la hostelería. La sección Segunda de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, que debe resolver sobre la demanda contra la suspensión presentada por Otea, la patronal hostelera, el pasado viernes, no ha asumido otra de las peticiones de los empresarios para que, mientras se resuelve el conflicto de fondo, se dejara sin efecto el cierre.

La Sala deniega la medida de suspensión del acto recurrido solicitada como cautelarísima y lo hace sin imposición de costas y dictando además que se prosiga el trámite de la pieza de suspensión de conformidad con el artículo 129 y siguientes de la citada Ley Jurisdiccional. El Principado tiene de plazo dos días para presentar alegaciones. Contra este auto no cabe interponer recurso ordinario alguno.  

Por parte de los hosteleros, en su escrito de interposición del recurso, justificaban la urgencia de la medida en que la situación del sector al que representa es “insostenible” y que cada día que pasa sin desarrollar la actividad incrementa el riesgo de que los perjuicios resulten de imposible reparación. Pero para los jueces "esa urgencia que justifica la adopción de una medida cautelar por el trámite indicado no puede ser provocada por la propia parte recurrente".

Además los portavoces judiciales exponen que a eso se une en que "no se trata —o no se trata solo—  de evitar los efectos perjudiciales que para la asociación —Otea— puedan provocar las resoluciones recurridas del Principado, sino de interrumpir la eficacia que las mismas puedan estar produciendo para toda la comunidad en general. Parece evidente que la eventual suspensión ha de requerir una escrupulosa ponderación de todos los intereses en conflicto".