Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un crimen que conmocionó Llanes

Los presuntos asesinos de Javier Ardines piden en la Audiencia que se anule el proceso

“No maté a Ardines”, declaró hace unos días Djilali Benatia, que ahora asegura que su confesión se debió a las presiones de la Guardia Civil

Vecinos y agentes de la Guardia Civil, en las inmediaciones del lugar donde apareció el cuerpo de Javier Ardines, el pasado 16 de agosto.

Vecinos y agentes de la Guardia Civil, en las inmediaciones del lugar donde apareció el cuerpo de Javier Ardines, el pasado 16 de agosto. E. G. C.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Asturias aborda este lunes 15 de febrero las peticiones de nulidad plateadas por los cuatro presuntos asesinos del concejal de Llanes Javier Ardines, muerto a golpes y estrangulado en la mañana del 16 de agosto de 2018. Los cuatro plantean que no cometieron el crimen del que se les acusa y al menos en dos de los casos, el presunto sicario Djilali Benatia y el presunto intermediario Miguel Muguruza, aducen presiones y malas artes por parte de los agentes de la Guardia Civil para que terminasen auto inculpándose.

Javier Ardines.| LNE

Javier Ardines.| LNE

“No maté a Ardines”, aseguró el pasado día 1 por videoconferencia desde la cárcel de Navarra el presunto sicario Djilali Benatia, en la vista que decidió la prórroga de su prisión preventiva. El letrado del argelino, Adrián Fernández, pedirá hoy la nulidad del auto judicial que autorizó su detención y aislamiento durante dos días, en los que estuvo privado de abogado.

Durante ese tiempo, indica, “el acusado fue sometido a presiones por parte de los responsables de la UCO, con el objetivo de que se auto inculpase en el crimen objeto de investigación”. También se pide la nulidad de esta auto inculpación, que permitió a los agentes un relato armado de lo ocurrido el día del crimen y que implicó al segundo sicario, Maamar Kelii.

En el caso de Jesús Muguruza, el acusado que supuestamente puso en contacto a Pedro Luis Nieva, presunto instigador del crimen, y a Djilali Benatia, su defensa, a cargo de Luis Mendiguren, solicita la anulación de la declaración que realizó como testigo ante la Guardia Civil, al considerar que debería haberse interrumpido en el momento en que comenzó a auto inculparse, parta que se le interrogase como investigado y con asistencia letrada. Esta declaración fue esencial para que los agentes de la Guardia Civil centrasen la investigación.

La defensa de Pedro Luis Nieva, a cargo de Javier Beramendi, aparte de indicar que había otras personas que odiaban a Javier Ardines y podían haberle matado, llama la atención sobre la aparición de ADN de una mujer en las vallas utilizadas por los asesinos para hacer que el concejal se bajase de su coche y pudiese ser acometido. Esta mujer estuvo con Ardines un día antes del crimen.

Todos los letrados, incluido Fernando Barutell, defensor de Maamar Kelii, el presunto sicario que fue extraditado de Suiza, piden la nulidad de las escuchas realizadas a los implicados, al considerar que no estuvieron justificadas ni sometidas a control suficiente. El juicio por jurado está previsto que se celebre en el mes de mayo o junio en la sección segunda de la Audiencia.

Compartir el artículo

stats