La Residencia Mixta de Gijón, el mayor geriátrico de Asturias, ha decretado un brote en sus instalaciones con seis empleados infectados por coronavirus. El incidente, como marca el protocolo, ha motivado un cribado masivo al resto de personal y residentes sin que de momento se haya notificado ningún positivo más.

Salud tendrá que repetir las pruebas a los trabajadores ante la duda de que al menos dos de ellos sean falsos positivos, ya que dieron negativo en el segundo test. Un tercero se desvincula del brote porque llevaba ya días en casa, según el Principado. Los seis trabajadores, por prevención, han sido enviados a sus casas y superarán la cuarentena obligatoria, aunque su salud no parece correr peligro. El geriátrico ha salido hasta ahora casi indemne de la pandemia. De confirmarse, este sería su mayor brote.