El relevo al frente de la Universidad de Oviedo “marcha a buen ritmo”. Ayer los equipos de Ignacio Villaverde Menéndez, ganador de las elecciones telemáticas de hace una semana, y Santiago García Granda celebraron su primera reunión para organizar el traspaso de poderes. Fue un encuentro, según comentó el nuevo rector, “muy productivo”, en el que se abordaron “cuestiones de urgencia para mantener la continuidad de la institución, que es ahora mismo lo que nos preocupa”.

“La reunión se desarrolló en un tono muy cordial y muy colaborativo. Estamos muy contentos. La transición marcha a buen ritmo”, aseguró Villaverde, que participó solo unos minutos y dejó las riendas del encuentro en manos de Humberto Rodríguez Solla, su jefe de campaña y ahora vicerrector de Relaciones Institucionales y Coordinación, de Secundino González, delegado de Transformación Digital, y de Begoña Cueto, directora de la Oficina de Estrategia Económica. Por parte de Granda estuvieron Eva María Cordero, secretaria general en su equipo, Ana Caro, la gerente, y Xabiel García, delegado de Coordinación y Estrategia Universitaria, que intervino por videoconferencia.

“Hemos acordado un calendario de reuniones bilaterales entre los titulares de los distintos vicerrectorados para que ellos puedan abordar cuestiones más de detalle. Eso nos permitirá que no se produzcan parones significativos en el funcionamiento de la institución”, explicó Villaverde, que ayer fue proclamado de forma definitiva rector por la Junta Electoral Central, “al no haberse producido reclamaciones en el plazo establecido”.

No obstante, el relevo oficial a Santiago García Granda no se producirá hasta el viernes día 26, cuando está previsto que se celebre el acto académico de toma de posesión.