Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden confinar las gallinas en ocho concejos de Asturias para prevenir la gripe aviar

Las aves de corral, así como su alimento y agua, deben estar exentas del contacto con pájaros silvestres

Un grupo de gallinas.

Un grupo de gallinas. ÁNGEL GONZÁLEZ

Se acabó la libertad para las gallinas. Al menos las de los concejos de Castropol, Vegadeo, Tapia, Gijón, Corvera, Gozón, Villaviciosa y Ribadesella pasarán a estar confinadas hasta nuevo aviso. La norma, incluida en el paquete de medidas propuesto por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para frenar el avance por Europa de la conocida como gripe aviar, establece la prohibición de criar aves de corral al aire libre y, de hacerlo, obliga a colocar telas pajareras o dispositivos que impidan la entrada de aves silvestres.

El Ministerio acaba de actualizar la normativa ya que, tras varios años de estabilidad epidemiológica, desde el pasado julio “ha aumentado la circulación del virus de ‘influenza’ aviar en aves de corral domésticas y aves silvestres”. Aunque los primeros problemas se detectaron en Rusia y Kazajistán, actualmente en Europa se han notificado ya 246 focos del virus de Influenza Aviar de Alta Patogenicidad (IAAP) H5N8. En España, se detectaron ya cinco casos; el último, el 5 de febrero en un ánsar común localizado muerto en Zamora. Sin embargo, España se sigue manteniendo como zona libre de virus y no hay restricciones al movimiento de aves domésticas ni de sus productos. El objetivo ahora es evitar la dispersión de la enfermedad, algo que las autoridades creen que es posible minimizando o evitando el contacto entre aves domésticas y silvestres. Los expertos dejan claro que esta cepa está catalogada como “no zoonósica”, pues no afecta al ser humano ni se puede transmitir por el consumo de carne de ave o de huevos.

En la actualización del Ministerio figuran los ocho concejos asturianos ya citados como zonas de especial vigilancia en el Principado y, de ahí, que el Servicio de Sanidad Animal haya remitido a los municipios un listado de medidas obligatorias para las explotaciones avícolas, tanto las de producción y reproducción como las de ocio o exposición.

Además de prohibirse la cría de aves al aire libre, también se pide a los propietarios que alimenten a las aves en el interior de las instalaciones o en un refugio que impida la llegada de aves silvestres y evite el contacto de estas con los alimentos o el agua. En este sentido, queda prohibido dar agua a las aves de corral procedente de depósitos a los que puedan acceder las aves silvestres. La normativa también prohíbe la presencia de aves de corral u otro tipo de aves cautivas en los centros de concentración de animales, desde certámenes ganaderos a exhibiciones. También deja de estar permitido el uso de pájaros de las órdenes Anseriformes (tipo patos o gansos) y Charadriiformes (por ejemplo, gaviotas) como señuelo. Por último, se prohíbe criar patos y gansos con otras especies de aves de corral.

Desde el Ayuntamiento de Castropol, uno de los primeros municipios en emitir un bando para informar a la ciudadanía de esta situación, explican que no existe ningún problema actualmente a nivel local y que se trata de establecer medidas preventivas. En su caso, están dentro de la zona de especial vigilancia por su proximidad a la ría del Eo, parada habitual de muchas aves invernantes.

En Castropol indican que no es la primera vez que se adoptan medidas de este tipo y, de ahí, que buena parte de los propietarios ya tengan mallas protectoras para evitar la entrada de aves silvestres. Los municipios afectados deben además realizar un censo anual de las aves no comerciales, lo que facilita contactar con los propietarios en caso de problemas.

De hecho, no hay gran preocupación entre la mayoría de criadores por este asunto puesto que ya tienen a las aves resguardadas. Así lo explican desde la Asociación de Criadores de Pita Pinta Asturiana. Si bien en su colectivo hay algunos que tienen a los animales al aire libre, son criadores asentados en el interior y no en las zonas afectadas por la orden ministerial. Respecto a la gripe aviar, huyen del alarmismo. “Nuestros animales están supercuidados y muy protegidos. Tenemos muchos controles sanitarios y aquí no ha habido casos”, aseguran desde el colectivo. El confinamiento de las gallinas afecta más bien a quienes tienen unos pocos ejemplares por ocio y les gusta tenerlos sueltos para que se alimenten.

CUESTIONES A SABER

Los concejos afectados. Castropol, Vegadeo, Tapia, Gijón, Corvera, Gozón, Villaviciosa y Ribadesella. Se trata de concejos próximos al litoral y cercanos a humedales o zonas de paso de aves migratorias que pueden transmitir el virus.


No contagia a los humanos. La cepa de gripe aviar que preocupa actualmente está catalogada como “no zoonósica”, pues no afecta al ser humano ni se puede transmitir por el consumo de carne de ave o de huevos.


Alimento. Quienes tengan gallinas en los concejos afectados deben guardar especial celo con el alimento y agua para que no entre en contacto con pájaros silvestres. Además, se prohíbe dar agua a las aves domésticas procedente de depósitos exteriores.


Compartir el artículo

stats