Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La audiencia rechaza los argumentos de la defensa y da vía libre al juicio de Ardines

El tribunal desestima todas las peticiones de nulidad de los abogados de los cuatro acusados

Jesús Muguruza tras su detención

Jesús Muguruza tras su detención

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo acaba de desestimar todas las cuestiones previas planteadas por las defensas de los presuntos asesinos del que fuera concejal de IU en Llanes, Javier Ardines, y ha ordenado continuar con el procedimiento hasta llegar al juicio con jurado, que se prevé para finales de mayo o principios de junio.

Todos los letrados solicitaron la nulidad de las escuchas realizadas a los implicados, al considerar que no estuvieron justificadas ni sometidas a control suficiente. Según el auto comunicado a primera hora de esta tarde, "concurren todos los requisitos" que exigen el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo para dar validez constitucional "de esta injerencia en el derecho al secreto de las comunicaciones". Añade que "tampoco es posible adoptar una medida menos gravosa para los derechos fundamentales al inicio de la fase de la instrucción", y se ha respetado el principio de proporcionalidad teniendo en cuenta que se investigaba un presunto asesinato.

El auto se refiere a la labor realizada por los investigadores, incluso con las conexiones de las llamadas y la geolocalización de los móviles, y afirma que " los hallazgos indiciarios no son meras afirmaciones desnudas, son afirmaciones serias, resultado de una investigación exhaustiva de la Guardia Civil; son algo más que meras sospechas catalogando las referencias que el Auto contiene como verdaderos indicios”. Y añade acerca de la prórroga del uso de dispositivos electrónicos que "la utilización de los medios técnicos ha permitido conocer nuevos datos hasta ahora desconocidos en torno" a Pedro Luis Nieva.

Sobre la indefensión de Jesús Muguruza, supuesto intermediario, y el presunto sicario Djilali Benatia, que adujeron presiones y malas artes por parte de los agentes de la Guardia Civil para que terminasen auto inculpándose, la Audiencia concluye que no se produjo ninguna irregularidad. Muguruza declaró policialmente como testigo "por cuanto a priori se desconocía que estuviera implicado de forma activa en los hechos", y añade que a Benatia se llegó "no por la declaración de Muguruza", sino "por las gestiones realizadas por la Guardia Civil".

También rechaza la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo la nulidad del procedimiento por la incomunicación de Nieva, Muguruza y Benatia, y "estima vital para el devenir de la investigación y evitar comprometer el transcurso de la misma, acordar la incomunicación de Pedro Luis Nieva Abaigar, Jesús Muguruza Butrón y Djillali Benatia, desde el mismo instante en el que se proceda a su detención”. Añade que "la descripción de los hechos revela que se trata, indiciariamente, de un grupo, en el sentido coloquial del término, con papeles marcados (conclusión tercera) y un cierto grado de coordinación, que exigió viajes conjuntos, con el fin de conocer las características del lugar y actividades cotidianas de la víctima".

En definitiva, que era "imprescindible que las diligencias policiales y judiciales dirigidas a su investigación sean practicadas con el mayor secreto" y, además, el tribunal apunta que la incomunicación, que no indefensión de los acusados, "nunca fue recurrida por las defensas".

La Sala también rechaza que Pedro Luis Nieva y Djillali Benatia confesaran bajo presión y entiende que no existe base legal para la nulidad solicitada. "La mera presencia de varios agentes de la Guardia Civil, como convidados de piedra y sentados detrás, no implica necesariamente que se generase un efecto de presión apreciable en el declarante", dice el Auto en referencia a la declaración de Nieva. Respecto de Benatia, el tribunal hace suyo el dictamen de la Fiscalía y afirma que optó "de forma libre y voluntaria a declarar" y que "en modo alguno expuso, ante la autoridad judicial, que su testimonio vertido policialmente había sido emitido bajo coacción, amenaza o presión. No hay indicio alguno de existencia de coacción o violencia por parte de la Guardia Civil".

Por todas estas razones, la Audiencia Provincial de Oviedo rechaza íntegramente todas las cuestiones previos presentadas por las defensas de los acusados del crimen de Javier Ardines, muerto a golpes y estrangulado en la mañana del 16 de agosto de 2018.

Compartir el artículo

stats